“El despacho del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) resolvió de forma definitiva y en alzada, mantener la denegatoria del permiso que se solicitó el día 6 de febrero de 2014, ante el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural, para la intervención de los inmuebles denominados “Asamblea Legislativa”, “Casa Rosada” y “Castillo Azul”, y “Antiguo Colegio de Sión”, con el objetivo de construir el nuevo edificio de la Asamblea Legislativa”, señaló un comunicado oficial.

“He tomado tiempo para no actuar precipitadamente y he escuchado a todas las partes involucradas para formar un criterio integral en torno a este proyecto. En consonancia con las observaciones, estudios y criterio de expertos, asumo el deber del MCJ de salvaguardar y proteger el patrimonio histórico-arquitectónico nacional”, indicó la ministra Fonseca.

La negativa del permiso para la intervención de los edificios patrimoniales reiterada por las nuevas autoridades de Cultura, será resuelta por el Plenario Legislativo mediante una ley habilitante que permita seguir con el proyecto de la nueva sede del Congreso, de acuerdo con las medidas anunciadas por la Presidencia de la Asamblea Letgislativa.

La construcción de las nuevas edificaciones no va a alterar los edificios históricos que albergan actualmente el Congreso, por el contrario, incluye un presupuesto de 5 millones de dólares para el rescate y reforzamiento de estas obras arquitectónicas, señaló la Presidencia del Congreso.

Al menos dos de los edificios que ocupa la Asamblea Legislativa tienen una existencia de más de cien años, como el Castillo Azul, construido en 1911, y el Edificio de Sión, construido a finales del siglo XIX, donde ya en 1887 se estableció el Colegio de Sión.

El que es considerado edificio central de la Asamblea Legislativa empezó a ser construido en 1937. Todos estos edificios tienen un alto valor histórico y se encuentran protegidos.