Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha defendido este miércoles en la American University en Washington el pacto nuclear con Irán. El mandatario está convencido de que este acuerdo puede cambiar de forma decisiva la geopolítica mundial. Obama ha elegido para dar su discurso el mismo escenario que John F. Kennedy en 1963, cuando hizo un apasionado llamamiento a una paz genuina frente a la amenaza nuclear. Esa intervención es considerada un punto de inflexión en la Guerra Fría. "El pacto con Irán se basa en la misma tradición de una diplomacia con principios sólidos" iniciada por Kennedy, ha indicado este miércoles el presidente.

Cuando Kennedy se subió al podio de la American University en Washington, el 10 de junio de 1963, y dio su discurso, no había pasado ni un año de la Crisis de los Misiles que tuvo al mundo al borde de una guerra atómica total. Dos meses después, Kennedy firmaba, el 5 de agosto de 1963, el primer tratado de prohibición limitada de pruebas nucleares con la Unión Soviética. Medio siglo más tarde, el actual presidente de EE UU, el también demócrata Barack Obama, ha hecho uso del mismo escenario y de la misma simbólica fecha del 5 de agosto para defender el acuerdo alcanzado en julio con Teherán para frenar el programa nuclear iraní.

Para Obama, este acuerdo es una de las acciones más decisivas en política exterior estadounidense de la última década. El mandatario tiene ahora que convencer al Congreso de que dé su visto bueno a un pacto en el que se juega no solo buena parte de su prestigio internacional, sino también posiblemente el futuro de la región.

Según ha advertido este miércoles, se trata del "debate más relevante en política exterior desde la decisión de ir a la guerra en Irak", una votación de la que, ha recordado, muchos legisladores se arrepienten ahora. "Más de una década después, todavía vivimos con las consecuencias de invadir Irak", una decisión de la que a la larga "el único beneficiario, irónicamente, fue Irán", ha agregado.