La víspera (martes), un medio de comunicación reveló que la CCSS efectuó dos contratos por un total de 4 millones de dólares para la importación de 12 millones de mascarillas con dos empresas que no tenían experiencia previa en este tipo de operaciones.

Dichas empresas fueron identificadas como MR Comunicaciones y David Landergren. La primera no ha entregado nada debido, según explicaron las autoridades de la CCSS, a que tuvo problemas con el embarque. La segunda solo ha entregado 2,1 millones de mascarillas.

Macaya explicó que el contrato con MR Comunicaciones está en proceso de rescisión. Con respecto al segundo, se está evaluando el cumplimiento de los requisitos en cuanto a las características de los productos para proceder al pago de lo entregado hasta ahora.

“La Caja no paga nada por adelantado, sino una vez que se entrega el producto y se efectúa la revisión del cumplimiento de los requisitos, si estos resultan satisfactorios”, puntualizó.

Dijo además que la institución no puede excluir oferentes en razón de su experiencia, porque ese sería un criterio discriminatorio ya que habría que otorgar los contratos siempre a los proveedores.

Por otra parte, añadió el jerarca, los proveedores tradicionales ya no tienen la misma capacidad para obtener los productos que se relacionan con el Covid-19 porque “el mundo logístico no está funcionando con normalidad”. Frente a eso, la CCSS ha buscado la diversificación en materia de suministros.

En todo caso, desde la semana pasada la auditoría interna empezó una revisión de todas las compras que se han hecho durante esta pandemia, no solo las relacionadas con los dos cuestionados contratos.

Además, la junta directiva recibirá el jueves al gerente de logística para que informe detalladamente todo lo relacionado con dichas compras.

A la auditoría interna se sumó desde el mes pasado la Contraloría General de la República que hará su propia en esta materia.

“Lo que podemos garantizar es que habrá total transparencia y rendición de cuentas” y que se tomarán las medidas que correspondan si se llegara a determinar que ha habido alguna irregularidad.

Macaya explicó que el volumen de compras de la Caja es inmenso. “Solo el año pasado se efectuaron más de 6.000 compras de materiales por un valor superior a los 900 millones de dólares. Es imposible que la junta directiva y la presidencia estén pendientes de todas esas compras. Para eso existen órganos especializados”, apuntó.

Por su parte, el gerente de logística de la CCSS, Luis Fernando Porras, aseguró, en respuesta a una pregunta de la prensa, que las actuaciones de su gerencia han sido transparentes y que no está considerando renunciar al cargo.