El número confirmado de víctimas mortales sigue siendo de cuatro, pero las autoridades analizan otros cuatro decesos que podrían haber sido causados por el virus que transmite el mosquito Aedes aegypti.

Para los funcionarios del ministerio de Salud, el hecho de que la cantidad de casos por semana haya bajado de 2.300-2400 a 2.100-2.200 es alentador, pero lo cierto es que de mantenerse el actual ritmo de contagios, Costa Rica romperá este año su records histórico (de 38.000) con una cifra de contagios superior a 50.000.

María Ethel Trejos, directora de Vigilancia de la Salud, dijo que la disminución el ritmo de crecimiento de casos es el resultado de las acciones que se han venido desarrollando en el país para combatir la reproducción del mosquito transmisor.

Sin embargo, “no se puede bajar la guardia”, expresó la funcionaria, quien advirtió que la llegada de los meses más intensos de lluvia (setiembre y octubre) es un factor que eleva el riesgo de esta enfermedad.

El mosquito Aedes Aegypti se reproduce depositando los huevecillos en depósitos de agua limpia, por lo que las familias y las comunidades deben estar vigilantes para impedir tales depósitos en sus entornos.

Algunos de los cantones más afectados por la incidencia de la enfermedad son los de Alajuela, Puntarenas, Turrialba, Pérez Zeledón, Buenos Aires, Corredores, Osa, Cañas, Liberia y Carrillo.