El médico Rodolfo Hernández, que el miércoles abandonó la candidatura presidencial denunciando que su partido era un infierno de traición, envidias e intrigas, dijo este sábado que retomaba la postulación  porque es un hombre que no puede "dejar solos a los más desamparados".

Así lo procamó ante un grupo de militantes de la agrupación que se concentraron frente a  su residencia en Sabanilla, antes quienes afirmó que "tenía que pasar por esto (la renuncia y las denuncias) para sanear mi alma y estar tranquilo".

"Jamás había imaginado lo que me querían ustedes", argumentó.

Hernández anunció el jueves con bombos y platillos que renunciaba a la candidatura presidencial porque ya no soportaba más que lo apuñalearon por la espalda y acusó a dirigentes de su partido de graves traiciones.

En una carta difundida a la prensa, que tituló "La motivación se fue de viaje" Hernández dijo hace apenas dos días que, al aceptar la candidatura del PUSC, nunca pensó que "me tendría que enfrentar a tanta intriga, tanta envidia, tanto egoísmo, tanta traición y tanta deslealtad".

"Amigas y amigos me lo advirtieron; pero siempre me resistí a aceptar todo cuanto me decían. No cabía en mi mente que la política se prestase para dañar; me resistía a aceptar que una acción tan noble como la política hubiese sido prostituida desde sus cimientos", añadió.

Aseguró además, que la democracia costarricense está "en cuidados intensivos" porque los responsables de velar por ella, (léase los dirigentes de su partido) "la debilitaron, la violaron y pretenden mantenerla así, secuestrada, para favorecer intereses personales o de grupo que yo no puedo cohonestar".

Dijo que candidatos a diputados ya electos se niegan a trabajar a su lado porque lo único que les importa "es llegar a Cuesta de Moras (ellos) aunque al partido se lo lleve el diablo" y, a renglón seguido, señala que sus detractores le han dicho al candidato oficial, Johnny Araya, que harán lo posible para que "yo no gane las elecciones".

"Coraje es lo que siento cuando personas que se dijeron sinceras abandonan sus obligaciones y procuran chantajearme para que me deshaga de los colaboradores que estuvieron conmigo desde el principio de esta lucha. Tristeza es lo que siento cuando muchos se resisten a respaldarme por la sencilla razón de que hago política sana, transparente, honesta y sin componendas", agregó.

"No puedo aceptar que los Caínes modernos sigan matando a los Abeles por la simple razón de que les estorban", insiste en su emotiva carta.

Hernández no se refirió al contenido de esta carta al anunciar que retoma la candidatura, ni dijo si las condiciones internas de su partido, donde "se ha prostituido la política desde sus cimientos", lograron cambiar los últimos dos días.