"En los procesos jurisdiccionales se requiere que lo que se afirma se pruebe y es lo que Nicaragua no ha hecho en esta audiencia" de este martes en La Haya, afirmó Ubeda.

Costa Rica y Nicaragua se volvieron a ver las caras este martes ante los jueces de la CIJ, a raíz de una solicitud de medidas provisionales que hizo Nicaragua para intentar que Costa Rica detenga la construcción de la carretera.

 

Nicaragua alega que la obra, que corre paralela al río San Juan está causando erosión y sedimentación en el río.

 

"Consideramos que lo que están buscando es que nosotros no terminemos de construir la ruta 1856", expresó Ubeda, quien recordó que la vía es parte de una estrategia de defensa nacional frente a las incursiones que Nicaragua realiza en territorio costarricense, por el lado de isla Calero..

 

"Esa ruta se está construyendo en territorio netamente costarricense, no nicaragüense, y lo que ellos están alegando es que el daño se ocasiona al río San Juan, pero para que esto se demuestre tendrían que presentar estudios de impacto ambiental", apuntó.

 

Ubeda dijo que, aunque a Costa Rica no le corresponde aportar la prueba en esta audiencia, sus representantes van a presentar siete estudios técnicos que se complementan y en los que se demuestra que tal daño ambiental no existe.

 

Hace tres semanas, los dos países acudieron ante la misma Corte para conocer medidas cautelares, solicitadas esta vez por Costa Rica, para que Nicaragua suspenda el dragado de dos caños artificiales en isla Calero.