Alfaro explicó a los diputados que la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) excluyó del presupuesto la remuneración de 373 funcionarios adscritos a la Gerencia de Refinación de la Refinadora Costarricense de Petróleo RECOPE (en la resolución RIE-091-2015).

Esta medida inconsulta, “implicaría dejar sin atención funciones como la descarga de importaciones y bombeo de hidrocarburos en el Muelle Petrolero, recibo de importaciones en tanques, adición de oxigenantes y colorantes, control de inventarios, sistemas contra incendios, inspecciones y labores de mantenimiento de equipos, lo que pone en peligro el abastecimiento del combustible”.

“El riesgo operativo de que RECOPE tenga que prescindir de los trabajadores es inmenso, pues hay una potencial afectación al mercado de provisiones de Costa Rica, hay un riesgo alto de que labores esenciales para poner combustible en las estaciones de servicio no se dé” advirtió el Ministro de la Presidencia.

Razón por la cual remitió un oficio para externar su preocupación por la potencial afectación nacional y el riesgo de desabastecimiento de combustibles, señaló el ministro Alfaro, quien también aclaró que en su oficio “no hizo referencia a la convención colectiva, sino únicamente a la eliminación del personal indispensable para operar el servicio de combustible en Costa Rica”.

El Ministro de la Presidencia fue enfático al aclarar que no se trató de una intromisión en las funciones de la Aresep, como pretende hacer creer esa institución, ya que entre las funciones constitucionales de su cargo “está velar por el buen funcionamiento de los servicios en el país”, como lo define el artículo 140 de la Carta Magna.

“La Constitución me obliga a alertar a otras autoridades sobre los riesgos que sus acciones pueden generar en la tranquilidad de la sociedad”, precisó el Ministro.

Adicionalmente, Alfaro recalcó que su oficio no afectó las funciones de la Aresep en ningún sentido porque se limitó a externarles una preocupación legítima en cumplimiento de sus funciones.

El Sindicado de Trabajadores de Recope (Sitrapequia), calificó la medida como producto del desconocimiento de las labores que realiza esta empresa estatal y de la irresponsabilidad de funcionarios que regulan una actividad sin conocer de que se trata.