La fiscal general, Thelma Aldana, explicó que 14 de los 18 detenidos han sido vinculados a 88 masacres en poblados indígenas del país, la mayoría en el departamento de Alta Verapaz (norte).

Los otros cuatro militares son acusados de participar en la desaparición forzada del adolescente Marco Antonio Molina Theissen, ocurrida el 6 de octubre de 1981.

Aldana afirmó que la captura de los militares se3 dieron durante allanamientos coordinados por la Fiscalía de los Derechos Humanos en varias localidades del país.

"Mediante las investigaciones a los detenidos, se les atribuye la participación en 88 eventos relacionados con las masacres realizadas durante los años de 1981 a 1986, en el contexto del conflicto armado interno en Guatemala", indicó Aldana.

Uno de los detenidos es Benedicto Lucas quien ocupó la jefatura del Estado Mayor del ejército durante la presidencia de su hermano Romeo Lucas (1978-82), cuya gestión es considerada como una de las más sangrientas de la época.

Parte de la investigación se fundamenta en el descubrimiento de 558 osamentas, incluidas algunas de niños, halladas entre 2012 y 2015 en un antiguo campamento militar en Alta Verapaz.

El antiguo cuartel militar, ubicado en la ciudad de Cobán, fue convertido en el Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Paz de Naciones Unidas.

Por el mismo caso, la Fiscalía presentó una solicitud a la justicia para que le retire la inmunidad al militar retirado y diputado electo Edgar Ovalle, del partido derechista FCN-Nación, al que pertenece el presidente electo Jimmy Morales, quien asumirá el cargo el próximo 14 de enero.