Agentes de policía y partidarios de Trump se enfrentan en las afueras del Capitolio.

Las dos cámaras, el Senado y la Cámara de Representantes, fueron confinadas y los legisladores recibieron instrucciones de ponerse máscaras antigás y tumbarse en el suelo, según congresistas.

Los manifestantes ingresaron a ambas cámaras, según medios estadounidenses, así como a la rotonda del Capitolio, donde se utilizó gas lacrimógeno.

Los oficiales de policía del Capitolio sacaron sus armas para defender a los legisladores, según el congresista demócrata Dan Kildee, quien denunció un "ataque a Estados Unidos".

Trump, quien anteriormente pidió a sus partidarios que fueran al Congreso para presionar a los funcionarios republicanos electos para que se opusieran a la certificación de la victoria de Biden, desde entonces les ha pedido que eviten la violencia.

"Ellos están verdaderamente del lado de nuestro país", dijo Trump pidiendo apoyo para la policía del Capitolio y los miembros de las fuerzas del orden. "¡Manténganse pacíficos!", añadió.

"Tomamos la cámara(...) Es nuestra", dijo a la AFP un manifestante. "Llegaría a sacrificarme para proteger mis derechos", insistió Jim Wood, otro manifestante de 60 años de New Hampshire.

 

¿Golpe de Estado?

Legisladores de Estados Unidos denunciaron un intento de "golpe" luego de la irrupción de los grupos de simpatizaciones de Trump en el Congreso.

"Una turba irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos para revertir una elección. Un golpe en marcha", tuiteó la representante Val Demings.

"Esto es anarquía. Es un intento de golpe. Y está ocurriendo en Estados Unidos a causa de legisladores ilícitos", dijo de su lado el congresista Seth Moulton.

Otros que también describieron el asalto como un intento golpista, acusaron a Trump de incitar a los manifestantes cuyas protestas detuvieron la confirmación en el Congreso de la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre.

"El presidente está incitando al terrorismo doméstico", dijo el representante Mark Pocan.

Al menos un manifestante tuvo que ser evacuado por personal médico.

La alcaldesa de Washington ordenó un toque de queda a las 18H00 locales (23H00 GMT) en la capital federal, que está programado para durar hasta las 06H00 del jueves por la mañana.

Reacciones

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, calificó de "insurrección" el asalto al reciento parlamentario.

"Es una agresión sin precedente a la democracia" de Estados Unidos, dijo el mandatario electo, tras lo cual pidió al presidente Trump que saliera a la televisón a pronunciarse sobre los hechos.

Poco después, Trump hizo una aparición pública en la que pidió a sus simpatizantes que vuelvan a casa porque "hay que tener orden", aunque dijo entender "su dolor" por lo que volvió a calificar como "robo de la elección" del 3 de noviembre.

Los hechos ocurridos este miércoles en Washigton fueron calificados como "impactantes", "vergonzosas" y "preocupantes" por parte de altas personalidades de la política internacional, entre ellos el primer ministro británico Boris Johnson; el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell,  y la cancillería francesa, entre otros.

"Escenas vergonzosas en el Congreso estadounidense. Estados Unidos es el defensor de la democracia en el mundo entero y ahora es vital que el traspaso del poder se haga de manera pacífica y ordenada", estimó el premier británico en un tuit.