Pasajeros del crucero "Diamond Princess" frente a las costas de Yokohama (Japón), el 6 de febrero de 2020 AFP

En el "Diamond Princess", mantenido en cuarentena frente a Yokohama, cerca de Tokio, el número de casos declarados a bordo se duplicó este jueves, alcanzando a 20. Para miles de pasajeros, el viaje en el crucero de lujo se ha vuelto puro hastío al quedar confinados por un periodo que podría alcanzar a 14 días. 

Los médicos realizaron 273 pruebas sobre las más de 3.700 personas que están a bordo después de que fuera detectada la enfermedad en un hombre que había descendido del buque en Hong Kong en enero. 

El miércoles, se obtuvieron 31 resultados, entre los cuales diez positivos.

Este jueves de noche, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, señaló que otro gran buque de crucero, el "Westerdam", se dirige a puerto con un caso comprobado de pasajero infectado. 

Añadió que a los extranjeros a bordo del barco, con capacidad para 3.000 pasajeros y tripulantes, no se les permitirá desembarcar.

Por su parte, el ministro de Salud, Katsunobu Kato, declaró ante el Parlamento: "contamos con 71 resultados de pruebas adicionales de coronavirus, diez de las cuales dieron positivo".

Alrededor de la mitad de los pasajeros del crucero son japoneses. Los 10 nuevos casos detectados afectan a japoneses, estadounidenses, canadienses, un neozelandés y un taiwanés, según el ministerio. 

Al "Diamond Princess", que ancló frente a las costas de Yokohama el lunes de noche, se le permitió este jueves atracar en muelle para aprovisionarse y desembarcar a los pasajeros enfermos. 

Esta operación se realizó en medio de fuertes medidas sanitarias, utilizando el personal destacado monos que los protegían por completo, máscaras tapándoles la boca y tocados con cascos.

Los pasajeros que desembarcaron lo hicieron por una pasarela cubierta con una lona blanca.

- "Prisión flotante" -

Interrogados por medios de comunicación, varios pasajeros mencionaron que hay cierta confusión a bordo y un gran aburrimiento, puesto que están obligados a permanecer en sus camarotes para evitar eventuales contactos con personas enfermas.

"Estamos confinados aquí a tiempo completo", señaló el británico David Abel en un video colgado en Facebook. "La comida ha cambiado por completo. ¡Ya no estamos en un crucero de lujo! (...) Comienza a parecer una prisión flotante", añadió. 

Mientras tanto, en Hong Kong, otros turistas y tripulación corrieron suerte similar: unas 3.600 personas pasaron la noche bloqueadas a bordo del crucero "World Dream". En éste, tres pasajeros desembarcados dieron positivo por coronavirus. El buque regresó hacia Hong Kong tras denegársele atracar en Taiwán.

Funcionarios sanitarios de la ciudad advirtieron que los pasajeros no podrán abandonar el barco hasta que se hayan completado las pruebas. La tripulación era examinada en primer lugar este jueves, seguida de los pasajeros. 

Además de los 20 casos detectados en el paquebote, Japón ha registrado otros 25, en su gran mayoría personas que estuvieron en Wuhan, ciudad china donde empezó la epidemia. 

Las autoridades niponas han evacuado a más de 500 de sus ciudadanos desde Wuhan, operación tras la cual el gobierno ha sido criticado por un enfoque demasiado laxo de la cuarentena. 

En Japón hubo casos  de transmisión autóctona del virus, como el de un guía turístico y un conductor de autobús que acompañaron a personas procedentes de Wuhan.