Bárbara Celis

Nueva York. La borrosa línea que separa el ciberactivismo del ciberterrorismo y que sin duda será la clave de muchas batallas políticas, económicas y sociales del siglo XXI volvió hoy a hacerse notar tras los arrestos anunciados en Nueva York por el fiscal del distrito esa ciudad Preet Bharara, quien informó de la detención de seis personas vinculadas a la red Anonymous, conocida por sus ciberataques contra instituciones financieras y gubernamentales.

Todos ellos además eran miembros activos de las redes paralelas Lulzsec, Internet Feds y Antisec. Pero lo más sorprendente es que uno los arrestados, Hector Xavier Monsegur, considerado uno de los hackers más legendarios del ciberespacio, y cuyo nombre de guerra era Sabu, ha sido el delator que ha facilitado el arresto de los otros cinco, según explicaron las autoridades estadounidenses.

De ser declarado culpable Monsegur se enfrentaría a una condena de 124 años de prisión mientras que los otros cinco acusados podrían ser condenados hasta diez años de cárcel. Los ataques de los que se les acusa habrían tenido, según el FBI, más de un millón de cibervíctimas, entre ellas los 860.000 clientes de la firma Stratford, que ofrece análisis geopolíticos a gobiernos y empresas. Los datos personales de los usuarios fueron robados por Antisec el pasado diciembre.

Monsegur fue arrestado en agosto del año pasado, acusado de conspiración y de haber protagonizado algunos de los ciberataques más sonados de los últimos tiempos como los que tumbaron los sistemas de Visa, Mastercard y Paypal cuando dichas empresas rechazaron procesar donaciones para Wikileaks el pasado año o los ataques contra los gobiernos de Tunez, Argelia y Yemen durante la primavera árabe.

Según el fiscal que dirige la investigación, Monsegur era un ‘rooter’, alguien que identifica las debilidades de un sistema informático abriendo así la puerta a los ataques de otros hackers. Todas las acusaciones hechas públicas hoy están relacionadas con ataques perpetrados entre diciembre de 2010 y junio de 2011 y según la agencia Bloomberg, la base de las acusaciones está fundamentada en la confesión de Monsegur.

Somos Anonymous

Anonymous ataca 70 páginas web de las fuerzas de seguridad británicas y estadounidenses

Y es que este hacker afincado en Nueva York ha trabajado secretamente para el FBI desde su arresto el pasado verano, lo que ha propiciado las detenciones hoy de los británicos Ryan Ackroyd y Jake Davis, los irlandeses Darren Martyn y Donncha O’Cearrbhail y el estadounidense Jeremy Hammond, considerados entre los más activos y cualificados de la red Lulzsec. Todos ellos están acusados de conspiración, aunque cada uno tiene cargos por ataques concretos como O’Cearrbhail, un irlandés de 19 años al que se acusa de interceptar una conversación el pasado enero entre el FBI y la policía nacional irlandesa.

Tanto Lulzsec como Anti Sec o Internet Feds, consideradas por las autoridades estadounidenses como las redes de hackers más agresivas del ciberespacio, habrían nacido originalmente en el interior de Anonymous, que según el FBI se creó en 2008 y a la que los papeles de la acusación se refieren como un grupo enfrascado en una “campaña deliberada de destrucción, intimidación y criminalidad online”.

Tras anunciarse por la mañana los arrestos y conocerse que además Monsegur ‘Sabu’ salía en libertad bajo fianza, Twitter se convirtió en un hervidero de comentarios, donde la incredulidad y la sorpresa ante su supuesta traición no dejaba dudas. A media mañana, el twitter de Anonymous anunciaba “Ya no vamos a hablar más de Sabu. Es una persona a la que le asusta la revolución. Continuaremos luchando y demostraremos que Sabu no era nadie”.

Pero según explicó en diversos medios Barrett Brown, un periodista cercano a Anonymous y considerado un portavoz extraoficial (los grupos de hackers oficialmente no tienen ni líderes ni portavoces) del grupo, “si lo que dice el FBI es cierto significa que Sabu es un traidor. Dios sabe lo que habrá comprometido”. Según Brown, cuya casa también fue registrada hoy por la policía, “es la primera vez que el FBI consigue arrestar a gente que son líderes de facto. Hasta ahora no habían sido capaces de hacerlo”.