Para fallar en este caso el alto tribunal solo tiene hasta el martes pues hay vencimiento de términos. Es decir que en dos días se conocerá si la corporación le cierra nuevamente la puerta a la adopción igualitaria o si por el contrario emite una sentencia sin precedentes permitiendo que un niño sea adoptado por dos hombres o dos mujeres.

Al respecto, fue Sergio Estrada, un profesor universitario de Medellín, quien puso nuevamente sobre la mesa este debate al radicar una demanda con la que busca que el Código de Infancia y Adolescencia en el país sea modificado para que niños sin hogar puedan ser adoptados por parejas del mismo.

Estrada demandó varios artículos del mencionado Código para que se permita a los menores tener familia independientemente de que sean dos mamás o dos papás.

“La acción presentada ante la Corte es resultado de más de cinco años de investigación con el propósito de procurar una protección eficaz de los derechos fundamentales de los niños. En el año 2009 se divulgó un estudio en el que se indicaba que en Colombia hay un número alarmante de niños en condiciones de abandono y esa situación preocupa porque es una realidad que están viviendo los niños pero que es desconocida y se están escuchando más argumentos políticos y morales en lugar de atender lo que es de fondo y es la protección a un derecho fundamental al niño a tener familia”, dijo el profesor.

De acuerdo con Estrada el alto tribunal debe dejar a un lado el tema de las concepciones morales y pensar en el derecho al menor a tener una familia.

“Hay una polarización en torno a un tema que no debería generar mayor discusión en la medida que se trata de un derecho fundamental así como el derecho a la vida, a la libertad de cultos son derechos fundamentales también debe serlo el derecho fundamental a tener una familia, esto debe ser reconocido como tal, en consecuencia debe tener el mismo amparo que tienen los demás derechos. En ese orden de ideas las discusiones políticas acerca de la noción de familia, acerca de concepciones morales, de si la familia está constituida por un hombre y una mujer pasan a un segundo plano. En la demanda lo que se busca es “desomosexualizar” la discusión para lograr una protección eficaz de un derecho fundamental. Esta demanda es desde la perspectiva académica porque no represento a ninguna comunidad LGTBI, ni religiosa, es solo académico”, agregó el profesor.