Bukele menosprecia los éxitos de Costa Rica en lucha contra la pandemia de Covid-19.

El canciller Rodolfo Solano convocó a su despacho a la embajadora Ana Patricia Pineda para expresarle la inconformidad con los comentarios de Bukele, quien dijo que las autoridades costarricenses decidieron hacer menos pruebas de Covid-19 para aplanar artificialmente la curva del crecimiento de casos.

“Nosotros recibimos con preocupación y así se lo dijimos a la embajadora de El Salvador esta mañana. Nos parece importante que quede asentada nuestra preocupación pero sobre todo que esta pandemia no reconoce nacionalidades, situación social o situación económica y el mensaje de Costa Rica es que la tenemos que enfrentar con unidad nacional y con un criterio de solidaridad internacional”, expresó a la prensa el jefe de la diplomacia costarricense.

Por su parte, el ministro de Salud, Daniel Salas, hizo una amplia explicación del modelo de control de la pandemia que sigue Costa Rica y destacó que la efectividad de ese modelo se manifiesta en el bajo número de hospitalizaciones y de fallecimientos que registra el país por Covid-19.

Agregó que Costa Rica no realiza pruebas masivas al azar, sino que aplica una serie de criterios para dar seguimiento a los casos sospechosos, lo que ha resultado mucho más efectivo.

“El índice de positividad que tenemos en el país (el porcentaje de personas positivas por cada cien pruebas realizadas) es del 6%, así como el número reproductivo básico, que remite a la cantidad de personas que infecta cada positivo es de 1,15. Todos esos datos nos permiten tener un reflejo bastante fiel de nuestra realidad”, apuntó Salas.

Por su parte, el director de vigilancia de la salud, Rodrigo Marín, rechazó “absolutamente” que el gobierno costarricense haya hecho un manejo político de la pandemia y defendió el carácter técnico de la estrategia.

Dijo además que el sistema de salud de Costa Rica es muy robusto “y muy difícilmente comparable con los de otros países”, un factor que ha permitido obtener resultados muy exitosos.

A la fecha, a dos meses del primer caso detectado (el 6 de marzo pasado), Costa Rica acumula 761 casos confirmados, de los cuales más de la mitad (428) corresponden a pacientes recuperados.

Para la ex ministra de Salud María Luisa Ávila y reconocida epidemióloga, las opiniones del presidente de El Salvador son las de una “persona ignorante”, que desconoce la materia a la que se refiere.