Un informe de la CCSS indica que los trabajadores del sexo son ahora considerados como trabajadores independientes y en tal calidad pueden afiliarse.

Los aspirantes dentro de esta población a obtener el seguro social deberán cumplir, eso sí, con todos los requisitos que se solicita a cualquier trabajador independiente.

La decisión es un paso más en la eliminación de toda forma de discriminación dentro del sistema de seguridad social. Anteriormente, la Junta Directiva de la CCSS aprobó la posibilidad de que personas que conviven con personas del mismo sexo puedan afiliar a su pareja.

En general, los trabajadores del sexo constituyen grupos muy marginados en muchos países, incluso en algunos de las llamadas naciones del primer mundo, que tienen legislación muy avanzada en esta materia.

Esta misma semana, la Corte Suprema de Canadá derogó leyes que penalizaban la prostitución y declaró que el intercambio de sexo por dinero no puede ser considerado un delito.