Ilustración tomada de google.

La iniciativa lanzada por la Colectiva Mujeres en Resistencia, pide a la ministra de la Condición de la Mujer Cindy Quesada, y a la presidenta ejecutiva del INAMU, Adilia Caravaca, que intercedan a favor de la norma técnica cuyo objetivo es servir de guía especializada en la toma de decisiones para salvar la vida de las mujeres que corren peligro de morir o de graves afectaciones a su salud en el transcurso de un embarazo. 

La información sobre la norma técnica – guía para los especialistas basada en criterios médico-científico – puede ampliarse en un artículo del Ministerio de Salud, siguiendo este enlace: https://bit.ly/3xnSmGu.

 

REPRODUCIMOS EL TEXTO COMPLETO DE LA PETITORIA

Carta dirigida a Cindy Quesada, ministra de la condición de la mujer y a Adilia Caravaca, presidenta Junta Directiva del INAMU:

Nosotras ciudadanas costarricenses en pleno ejercicio de nuestros derechos constitucionales y mujeres residentes, habitantes de diferentes comunidades de este país, hemos sido enteradas por los medios de comunicación social que diferentes sectores religiosos, tanto de la jerarquía de la iglesia católica como líderes de los sectores evangélicos han solicitado con mucho ahínco, y con carácter de interés político al presidente de la República la revisión de la norma técnica, de aplicación cuando la vida de la mujer corre riesgo en el transcurso de un embarazo, establecido en el art. 121 del Código Penal desde 1972

Posteriormente a esta solicitud el presidente de la República accedió a esta petitoria y lo anunció a través de los mismos medios, tema que fue avalado de forma inmediata por la señora ministra de Salud también, porque la salud de las mujeres había sido un ofrecimiento de campaña, ampliamente difundidos por la prensa.

Ante esta situación son muchas las preguntas que tenemos las mujeres, porque hemos transitado un largo y doloroso trayecto para lograr contar con la norma técnica, (de ahora en adelante NT). Esta travesía también fue amparada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ante la ineficiencia del estado costarricense de hacer cumplir la ley.

     Por lo cual tenemos las siguientes interrogantes y solicitamos respetuosamente nos sean respondidas y aclaradas:

- ¿Cuáles instituciones públicas y organizaciones están siendo convocadas?

- ¿Sobre la base de cuáles criterios se va a realizar esa revisión técnica?, ¿será transparente?, ¿y por qué medios se va a compartir?

- ¿Cuáles son los fundamentos de hecho y de derecho para hacer esta revisión?, dado que es de reciente aprobación, y es poco el tiempo transcurrido para hacer una evaluación ponderada de su aplicación.

- ¿Van a instaurar una nueva comisión?

    Estas interrogantes se originan porque una NT tiene por función establecer una serie de requisitos, especificaciones, directrices o características que deben ajustarse al principio de legalidad. El aborto terapéutico es legal en Costa Rica desde el año 1971, LO QUE ES CONTRA DERECHO ES QUE LAS MUJERES CUYA VIDA CORRE PELIGRO NO TENGAN ACCESO AL ABORTO TERAPEUTICO, esto ha quedado establecido en instancias internacionales. 

    La NT es un documento que se establece por consenso, y con la aprobación de instancias reconocidas legalmente, las condiciones para que un procedimiento sea utilizado. Busca asegurar de forma consistente la aplicación médica para cumplir con normas que el Estado y su institucionalidad contemplan en el marco jurídico.

     Entonces, una NT no es una norma de carácter religioso, ni es tampoco de carácter confesional.  Los religiosos pueden establecer las  reglas a seguir para sus feligreses, pero no así para la población en general, porque hay muchas personas que están fuera de sus organizaciones y es el Estado el que debe garantizar que todas las mujeres tengamos acceso a un trato digno, no degradante y que no seamos sometidas a ningún tipo de tortura, incluidos los procedimientos médicos, es tal la responsabilidad del Estado que es conocido por la población el fallo a favor, y la exigencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que el Estado cumpla con su responsabilidad.

     Los grupos religiosos tienen tras de sí una larga historia de dominación y de violencia sobre los cuerpos femeninos, han sido cómplices de trato inhumano y discriminatorio, a lo largo de la historia los han tratado como territorios a vencer. La necesidad de dominar nuestros aparatos reproductivos nace precisamente del deseo de expropiación y enajenación, porque el fin es manejar los cuerpos de las mujeres como territorios ocupados. No tienen moral estos señores para tratar de incidir para que se derogue una norma elaborada por mujeres y hombres de ciencia.

     El Estado costarricense se expondría a seguir apareciendo en el ámbito nacional e internacional como una nación que violenta los derechos humanos de las mujeres, y obviamente se expondría a más sanciones.

     Por lo anterior solicitamos que la NT se mantenga incólume, para que se respete el fallo de la Corte Interamericana, así como nuestra legislación nacional, también solicitamos formalmente conocer ¿cuál es la posición del INAMU?, y de su presidenta ejecutiva, ya que por mandato de ley le corresponde defender los derechos de las mujeres, así como el criterio de la señora ministra Cindy Quesada, en tan relevante tema.