“Hay que distinguir lo importante de lo urgente. Es importante reactivar la producción, pero lo urgente es resolver el problema fiscal”, manifestó Arias a la prensa.

No obstante, el mandatario dijo que no es muy optimista respecto a la posibilidad de alcanzar acuerdos nacionales para reformar el sistema tributario.

Recordó los fracasos que en ese intento experimentaron las administraciones de Abel Pacheco, Laura Chinchilla y la suya propia.

Solís, quien realiza una serie de reuniones con ex presidentes de la República, dijo que la reunión con Oscar Arias y su hermano Rodrigo tuvo el objetivo único de solicitar su ayuda para buscar salidas a la grave situación fiscal, pero negó que implique una alianza o entendimiento político.

“No es que vayamos a andar de la mano cada vez que salgamos a la prensa”, ironizó el mandatario, quien llegó a la reunión acompañado por los ministros de Hacienda, Helio Fallas, y de la Presidencia, Sergio Alfaro.

Solís está enviando a la Asamblea Legislativa una serie de proyectos de reforma fiscal, dos de ellos contra la evasión y el contrabando, uno que transforma el impuesto de ventas en un impuesto al valor agregado y otro que modifica los criterios para el cobro del impuesto sobre la renta, entre otros.