A los ministros se les aplicará una deducción automática del salario, con lo cual ese 15% irá directamente a la Caja Única del Estado. A los presidentes ejecutivos de las diferentes instituciones se les aplicará una retención por parte de cada entidad y ese dinero se trasladará a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

Este recorte salarial es coherente con las medidas de reducción del gasto que ha dado a conocer el gobierno, que ha incluido una importante reducción en el presupuesto y un proyecto de reducción de jornadas del sector público. La medida se aplicará a partir de la segunda quincena de agosto y hasta fin de año, y se podrá prorrogar.   

La medida se corresponde con el deber moral de los jerarcas de solidarizarse con el impacto económico de la pandemia que sufren los costarricenses, dijo Alvarado quien se puso al frente de este esfuerzo nacional siendo el primero en rebajar en un 15% su salario.

El Gobierno se une al esfuerzo y sacrificio de los costarricenses en medio de la crisis de la pandemia con esta medida.