La Secretaría de Asuntos Ambientales del Tratado de Libre Comercio entre Centroámerica y República Dominicana (CAFTA-DR), con base en Antigua, Guatemala, acogió formalmente una denuncia de la organización ecologista Pretoma en contra de Costa Rica, por supuesto incumplimiento de su legislación ambiental, específicamente en relación con la protección de la tortura marina.
La información fue dada a conocer por la misma agrupación, según la cual la secretaría especializada del CAFTA ha empezado a efectuar las investigaciones pertinentes.
La comunicación, presentada al organismo el 13 de julio pasado, denuncia la infracción del reglamento que exige el uso un dispositivo excluidor de tortugas marinas (DET), por parte de las embarcaciones pesqueras que faenan en aguas costarricenses.
También fue denunciado el país por el irrespeto, por parte de la flota camaronera de arrastre, de las normas para la extracción y aprovechamiento sostenible de los recursos marinos, pesqueros e hidrobiológicos y la pesca en áreas marinas protegidas, señaló Pretoma.
El tratado de libre comercio (TLC), suscrito entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana, contiene un capítulo ambiental, que obliga a los países miembros a respetar su propia normativa ambiental y fija sanciones para quienes la infrinjan. 
"Esperamos que con esto por fin la flota camaronera nacional deje de hacer tanto daño, no solo a las tortugas marinas y demás fauna marina, sino también al sector pesquero artesanal, tan urgido de políticas pesqueras sostenibles," dijo Randall Arauz, Presidente de Pretoma.
"Existen leyes que exigen el uso de tecnología pesquera más selectiva y que además determinan dónde no puede operar la flota camaronera y limitan su esfuerzo pesquero hacia el camarón, pero las autoridades pesqueras hacen caso omiso de todas ellas", aseguró Arauz.
Aún no se dio a conocer una posición sobre este tema por parte del Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET).