El Frente para la protección de los Humedales costarricenses se quejó ante el Gobierno por los desaciertos en la política ambiental que exponen los reclamos para la protección del Humedal de Isla Calero, presentado por el país ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya que es, quizás, el argumento más fuerte en el litigio contra Nicaragua.

Señala el Frente ambientalistas que el Gobierno pierde el rumbo cuando en su afán de promover el negocio de la exploración y explotación de petróleo y gas natural, expone los reclamos territoriales y de protección de recursos naturales en la zona de Isla Calero formulados por Costa Rica ante la CIJ.

El abandono del enfoque ambiental en conflicto con Nicaragua refleja la falta de claridad en torno a la exploración de hidrocarburos y el plan de contingencia energética que amenazan la credibilidad ambiental de Costa Rica en La Haya, afirma el Frente Nacional por la Protección de los Humedales.

Las organizaciones ambientalistas y universitarias alertaron sobre la necesidad de retomar este enfoque ambiental en el conflicto con Nicaragua en un manifiesto del Frente por la Protección de los Humedales, que forma parte de la campaña “Misión Humedales: Vida para Tod@s”.

El gobierno declaró una moratoria petrolera pero no hizo lo mismo con el gas natural, aseguran los ambientalistas, y no consideró los potenciales efectos de su explotación sobre las áreas silvestres protegidas, donde supuestamente existen depósitos de hidrocarburos.

Las organizaciones firmantes del manifiesto indican que “lo que respecta al Proyecto de Ley de Plan de Contingencia Eléctrica, el mismo se ha manejado hacia la opinión pública en una forma engañosa” al plantear que las únicas opciones viables son proyectos tan controvertidos como El Diquís o las iniciativas geotérmicas en áreas silvestres protegidas.

El proyecto de Contingencia energética, resaltan, llama la atención porque no contempla ningún tipo de mecanismo que incentive la reducción en el consumo, la inversión en la búsqueda o la utilización de alternativas energéticas renovables” y se basa más bien en “presunciones de crecimiento económico y de exportación que responden a la realidad político-económica de una década atrás.

La discusión de otros temas como el Proyecto de Ley que se encuentra en este momento en el Plenario Legislativo sobre la pesca en parques nacionales y el proyecto de Aeropuerto para la Zona Sur “ha generado un evidente distanciamiento de muchos grupos ambientalistas técnicos y activistas, de las políticas que implementa la administración Chinchilla”, indica el manifiesto.

Señalan además que la falta de coherencia del gobierno costarricense esta siendo aprovechada por el de Nicaragua que a través de notas y acciones provocativas en relación con el conflicto limítrofe ponen de manifiesto que están aprovechando el cambio de mando en el ministerio de Relaciones Exteriores y en el enfoque, que se queda en los temas de seguridad y abandona el ambiental, lo que es aprovechado por el gobierno nicaragüense para sacar ventaja a Costa Rica en el litigio planteado ante la CIJ.

“En este contexto y ante los cambios de jerarca en la Cancillería de la República, las organizaciones ambientalistas resaltan que ha sido evidente el cambio de discurso frente al conflicto con Nicaragua, ahora más enfocado en el tema de la seguridad y menos en el ambiental” aseguran.

Lanzaron un “vehemente llamado a que el gobierno de Costa Rica retome el camino del diálogo y promueva en forma más evidente y proactiva, la conciliación y el diálogo participativo respecto a las iniciativas energéticas”, esto con el fin de que se tomen decisiones apropiadas para garantizar la oferta de energía en el país “sin dañar el modelo de economía verde al que se aspira”.

También pidieron al gobierno de Costa Rica que “retome la fortaleza de este perfil ambiental en sus acciones presentes y futuras, con el fin de que las condiciones sean adecuadas para que los resultados de la resolución final en la Haya sean los esperados por el país”.

Las organizaciones que integran el Frente Nacional por la Protección de los Humedales son la Escuela de Biología de la UCR, Fundación Neotrópica, APREFLOFAS, PRETOMA, Revista Poder, Rocío Carranza (actriz y activista ambiental), FEUCR, FEUNA y FEITEC.