En una conferencia de prensa de la cumbre del Grupo de los 20 (G20), cuando se le preguntó si Rusia ayudaría a Siria en caso de que el país del Medio Oriente sufra un ataque externo, Putin respondió "ayudaremos a Siria".

Moscú ha estado cumpliendo su contrato de armas con Damasco, dijo Putin, quien agregó que fortalecerá la cooperación con Siria en el sector humanitario y en el suministro de ayuda humanitaria a los civiles que se encuenta en estado grave.

 Antes de la cumbre, Putin indicó que bajo contratos previos, Rusia suministra armas a Damasco, incluyendo componentes del sistema de defensa aérea S-300.

El presidente ruso dijo que la acusación del uso de armas químicas en Siria es una provocación "de los militantes de la oposición que desean apoyo externo; quiero decir la asistencia de países que los han apoyado desde el principio. Esta es la esencia de la provocación", agregó.

Putin reiteró que el uso de la fuerza contra un Estado soberano sólo es posible para la autodefensa o bajo una sanción del Consejo de Seguridad de la ONU.

Horas antes, el secretario de prensa del Kremlin, Dmitry Peskov, declaró que los líderes del G20 conservaron sus desacuerdos el jueves durante su cena de trabajo sobre la solución del conflicto sirio. Un número igual de líderes se manifestó a favor y en contra de tomar medidas urgentes sin la autorización internacional legítima.

Putin negó que existiera un empate con respecto a una acción militar en Siria porque sólo Estados Unidos, Turquía, Canadá, Arabia Saudita y Francia respaldan la operación militar contra Siria, mientras que Rusia, China, la India, Indonesia, Argentina, Brasil, Sudáfrica e Italia se oponen, indicó.

 l primer ministro de Reino Unido, David Cameron, había defendido una solución militar en Siria, pero su Parlamento descartó la opción, añadió.

"La canciller federal alemana también es sumamente cautelosa. Alemania no va a involucrarse en ninguna operación militar", dijo Putin.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también se opone a las acciones militares contra Siria sin un mandato de la ONU, afirmó el presidente.