Una convocatoria de las mismas características de la campaña nacional del NO: autoconvocados, los militantes del NO se encontrarán cinco años después a las 10 a.m. en la Plaza de la Cultura para recordar la gesta cívica contra el TLC con Estados Unidos que culminó con una dudosa derrota en las urnas –unos 50.000 votos de diferencia- el 7 de octubre de 2007.

En esta ocasión bajo la consigna “Unamos nuestros corazones, junt@s podemos” en alusión al llamado de diversos sectores sociales que claman por la unidad política electoral de la oposición para las elecciones generales de 2014.

Pero la jornada de este domingo estará reservada al reencuentro de los militantes del NO al TLC (Tratado de Libre Comercio República Dominicana, Centroamérica-Estados Unidos) que, sin recursos pero con gran mística, desarrollaron una campaña de educación y toma de conciencia a nivel nacional que puso en verdaderos aprietos al aparato estatal que se volcó sin reservas a promover la campaña del Sí, comandados por el expresidente Oscar Arias Sánchez y su hermano Rodrigo, ex ministro de la Presidencia.

El gobierno de Arias había asumido ya una serie de compromisos con socios internacionales principalmente en la apertura comercial y de las telecomunicaciones, servicios de salud y seguros, y más que eso, la firma del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos era el principal objetivo de su segundo mandato (2004-08).

Luego de la intensa campaña del No, de características inéditas en el país y que encontró su fortaleza en la contribución y la iniciativa de cada persona que se sumó, fueron derrotados en las urnas el día del Referéndum, 7 de octubre de 2007.

Los resultados oficiales dieron que el 51,62% de los votantes lo hicieron por el Sí y el 48,38% dijeron No. En total 1.514.998 costarricenses votaron ese 7 de octubre. La diferencia fue de apenas 50.000 votos y la participación rondó el 60% del padrón electoral.

Para Marcela Zamora, de la asociación Ni una Sola Mina, hoy se cumplen cinco años del fraude político, mediático, económico y electoral más grande en la historia reciente de Costa Rica. Un proceso que cambió la vida de este país y el destino de sus ciudadan@s.

"Quien olvida su historia está condenado a repetirla" afirmó parodiando el nombre del documental que recuerda Zamora “había sido borrado de YouTube” dónde fue vuelto a colgar y puede bajarse y copiarse “para que no permitamos que borren nuestra historia”.

La activista Stella Chinchilla, recordó que “hace cinco años vivimos la experiencia, ensayamos otra forma de democracia, la del referéndum...uno que nos llamaba a estudiar, conversar, organizarnos, pensar por nosotros mismos, por nosotras mismas, trabajar en grupo, comprometernos....inventamos formas distintas de sumarnos, ya no fue detrás de señores de corbata o señoras sabihondas, sino detrás de una idea de país....eso quedó en el ADN de nuestra historia como comunidad, allí está, vivo, y como muchos y muchas dicen "no deja de latir".

“Tengo la fe de que más temprano que tarde podamos rectificar como nación tomando en cuenta las ideas de todos y todas y no solo las ideas de quienes tienen más dinero para hacer bulla y propaganda. Yo no me resigno, pero al mismo tiempo no guardo rencor con nadie, ni mucho menos miedo” concluyó Chinchilla.