El artículo de Mora Jiménez es la respuesta a “Un nuevo llamado a construir una fuerza política de oposición” escrito por Gilberto Lopes, periodista y militante del PAC con fecha 5 de octubre y publicado por Informa-Tico el 29 de octubre (Un nuevo llamado a construir una fuerza política de oposición).

5 DE NOV

Estimado Gilberto:

Recuerdo nuestra primera y muy concurrida reunión en la Universidad de Costa Rica, hace efectivamente unos tres años, recuerdo también las múltiples reuniones en tu casa, con José Merino, Oscar López y Elizabeth Fonseca, lo mismo que con otros dirigentes de esos tres partidos.

Y cómo olvidarlo: nuestra primera convocatoria a dirigentes sociales con tan buen suceso, en San Pedro de Montes de Oca. Recuerdo que en una de esas reuniones alguien dijo: “Pero si todos somos del mismo equipo de futbol (mejor no menciono el equipo), y lo que realmente nos diferencia son los detalles sobre quién es el entrenador y quiénes los jugadores titulares”. Pero bueno, esos “detalles” al final no hicieron posible cristalizar la alianza buscada, pero el esfuerzo no fue en vano y otros han retomado distintas vías para alcanzar el mismo objetivo, que por ahora sigue siendo una urgente utopía.

Recuerdo con nostalgia y a la vez con esperanza, los primeros esfuerzos de don Rodrigo Carazo, ese costarricense ejemplar, quien hace más de 10 años me pidió que elaborara un documento que sirviera de base para la discusión y el trabajo programático de la coalición que él también impulsó; mismo que pasó a formar parte de un librito que en las postrimerías del referéndum me publicó el Magisterio en Acción, con el nombre de “Nuevos Horizontes para un proyecto Nacional Alternativo (más allá del No al TLC)”.

Tienes razón en esto: el PAC no es desde luego el partido de “la revolución” social (como  muchos soñábamos de jóvenes y seguimos  soñando), pero quizás si el partido de las muchas reformas e incluso revoluciones que el país necesita: la revolución educativa, la revolución institucional, la reforma fiscal justa y progresiva, la revolución de la seguridad social y desde luego, la revolución de la ética en la función pública. Por eso, he encontrado un espacio en este partido, espacio que nadie más me ofreció, no al menos con el entusiasmo con que aquí me han acogido. Y no tengo el temor de ser acallado, pues todos conocen que provengo de la izquierda social, de la izquierda “sin partido”, de la izquierda que se define por su accionar político, no por una ideología, aunque creo tener una filosofía política bien definida.

Pienso además que no podemos cambiar a Costa Rica simplemente volcando la tortilla, no podemos cambiar a Costa Rica si un 50% se impone al otro 50%. Tenemos que construir amplios consensos, sumando a las múltiples y diversas fuerzas que pueden aglutinarse para detener y revertir esa contrarrevolución neoliberal y neoconservadora que tú mencionas y que está destruyendo literalmente nuestro Estado Social de Derecho y vaciando nuestra democracia. Se trata en efecto de un titánico esfuerzo de convergencia, que tendrá que sobrepasar el logrado en la lucha contra el TLC; de lo contrario seríamos desgarrados por la polarización social y política, la que en las actuales condiciones difícilmente permitiría construir nuevas realidades en beneficio de las grandes mayorías.

Siendo así, concuerdo plenamente contigo en que esa nueva “fuerza política” debe ser mucho más amplia de lo que el PAC representa hoy en día, pues un nuevo “bloque histórico” (Gramsci) no se construye con sectarismos, mesianismos ni caudillismos. Un nuevo bloque histórico no se construye con ninguna “clase elegida”, con ningún “sujeto histórico” y con ninguna “ideología revolucionaria” preconcebida. Demanda la participación democrática de los más diversos sectores de la sociedad, demanda una “agenda de compromisos mínimos” con el pueblo de Costa Rica, y demanda abrevar de las más potentes fuentes de pensamiento humanista, republicano, social y emancipador que este país ha dado.

Por tanto, querido amigo, ten la seguridad que ya sea desde la academia, desde la Asamblea Legislativa, o desde cualquier espacio social y político que se me permita, trabajaré con ahínco, lealtad y patriotismo para aportar a construir, con el concurso de muchos y muchas, esa otra Costa Rica por la que luchamos. Nuestra lucha continúa…

Un saludo fraterno, Henry Mora J.”

Economista y diputado del Partido Acción Ciudadana.
También por Henry Mora Jiménez: