Nadezhda Tolokonnikova, una de las integrantes de Pussy Riot, encarceladas en el 2012, fue transferida a un remoto colonia penal en Siberia.
Nadezhda Tolokonnikova, una de las integrantes de Pussy Riot, encarceladas en el 2012, fue transferida a un remoto colonia penal en Siberia.

Desde su encarcelamiento en febrero del 2012, Tolokonnikova, de 23 años, ha sido noticia varias veces por denunciar abusos en la prisión en la que estaba anteriormente en el centro de Rusia, y realizar protestas por ese motivo.

Pyotr Verzilov, su esposo, anunció en Twitter que Tolokonnikova va de camino a la colonia penal número 50 en el pueblo de Nizhny Ingash, a 4500 kilómetros (¡!) de Moscú. La transferencia, comenta Verzilov, es un castigo por las denuncias públicas que ha hecho Tolokonnikova con respecto a los abusos y es una movida de las autoridades rusas para eliminar su presencia de los medios. “No pueden someterla a la usual presión física y psicológica que usan con otros presos, por el alto perfil de este caso,” explicó Verzilov. “Así que en su lugar han elegido este castigo.”

El pasado setiembre, la integrante de Pussy Riot realizó una huelga de hambre como protesta hacia las condiciones inhumanas de trabajo y el acoso constante y amenazas de parte del personal de la prisión que dijo tener que haber soportado durante su estadía en la Colonia Penal No. 14 en Rusia. Luego de nueve días tuvo que suspender “temporalmente” su huelga porque estaban empezando a aparecer serias complicaciones de salud.

Esta noticia llega a pocos meses de que termine la condena de Tolokonnikova y de su compañera de banda Maria Alyokhina, ambas sentenciadas a dos años de prisión por “violación del orden público motivado por odio religioso”, tras su interpretación de su “punk prayer” en protesta contra la reelección del presidente Vladimir Putin en la Catedral de Cristo Salvador en Moscú en febrero de 2012