El libro de entrada de reclamos en la Casa Rosada en el que figura el pedido de Abuelas de Plaza de Mayo. (F: G Lombardo)
El libro de entrada de reclamos en la Casa Rosada en el que figura el pedido de Abuelas de Plaza de Mayo. (F: G Lombardo)

 “Es una noticia bomba, buenísima. Las Abuelas, todos los organismos, insistimos siempre en que hay archivos, sólo que no sabemos dónde están”, dijo la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, en relación con el hallazgo de documentación vinculada con el terrorismo de Estado. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, destacó que el descubrimiento de los archivos en un subsuelo del edificio Cóndor fue “a partir de la decisión del jefe de la Fuerza Aérea y no de un pedido judicial”.

Rossi reveló el lunes en una conferencia de prensa que se encontraron una cantidad significativa de documentos de la última dictadura. Entre los papeles hallados están las actas de las reuniones de las juntas militares, de la Comisión de Asesoramiento Legislativo (CAL), listas negras de artistas –entre muchos otros se mencionaba a Víctor Heredia, Federico Luppi, Osvaldo Bayer, Mercedes Sosa, Eva Giberti y Roberto Cossa– y los libros de entrada de pedidos de la Casa Rosada. Allí, constan, entre otros, los reclamos que familiares de desaparecidos dejaban en el lugar. Por ejemplo, figura uno de Abuelas de Plaza de Mayo que, según se escribió, “solicitan la restitución de los niños desaparecidos a sus abuelas”. En el mismo libro está el pedido de la presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, sobre sus hijos desaparecidos. Bonafini dijo ayer que “si revisan todo, seguramente hay más. Así que pónganse a buscar”. Y agregó que los actuales miembros de las Fuerzas Armadas “no son los mismos que antes”. “Nosotras queremos que se investiguen a fondo todas las complicidades, los bancos, los estancieros, la Iglesia, los dirigentes sindicales”, destacó. Carlotto estimó que “los archivos generales, centrales, todavía no se han encontrado, donde seguramente las Fuerzas Armadas y de seguridad han registrado paso a paso, prolijamente, todas sus actividades delictivas”.

El legislador Juan Cabandié consideró “fundamental” la decisión de intensificar la búsqueda de más documentación y destacó el hallazgo como “el resultado del fuerte trabajo que se ha dado a lo largo de estos diez años para construir una fuerza de seguridad integrada con la sociedad civil, creyendo en un estado de derecho y condenando los crímenes de lesa humanidad cometidos”.

Entre los archivos que dio a conocer el ministro de Defensa había actas relacionadas con la venta de Papel Prensa y los secuestros de la familia Graiver, dueña de esa empresa. El periodista Osvaldo Papaleo, hermano de Lidia, la viuda del banquero David Graiver, aseguró que el hallazgo de actas secretas les da “un entusiasmo y una esperanza muy grande” y que los papeles “se van a adjuntar al expediente que está en manos del juez federal Julián Ercolini (quien investiga la venta de la empresa Papel Prensa durante la última dictadura)”.

La abogada Graciana Peñafort, directora de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Defensa, aseguró sentirse “estremecida” por la tarea que realizó como parte del equipo que comenzó a clasificar los archivos y detalló la importancia de encontrarse con los debates sobre importantes empresas como Aluar, Austral, la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba), que pueden revelar “cómo se llevaron adelante los delitos económicos” durante la dictadura.

“Encontrarse con los originales con la firma de ellos (los integrantes de las juntas) y cómo discutían sobre cómo hablar de los desa-parecidos, qué términos utilizar son cosas que conmueven y tienen una riqueza histórica y jurídica extraordinaria”, aseguró.