Imagen: El doctor Gustavo Gutiérrez Espeleta es uno de los aspirantes a ocupar la Rectoría de la Universidad de Costa Rica, que se elige el próximo 20 de noviembre para el período 2020-2024.

– ¿Cuál es su propuesta de negociación con los diversos sectores políticos del país, para definir el presupuesto de la UCR para los próximos años? En este sentido, ¿cómo se puede fortalecer el sentido de unidad entre las universidades públicas que integran CONARE para defender el presupuesto y evitar la división interna que se promueve desde diversos sectores?

– En los últimos años la gestión institucional ha tomado un rumbo equivocado desatendiendo el papel que debe de jugar nuestra universidad como generadora de las transformaciones que la sociedad necesita. Es necesario recuperar el liderazgo político y académico de las universidades públicas en la discusión, diseño y desarrollo de proyectos país. Para ello, se desarrollará una agenda de trabajo con las autoridades de las instituciones públicas y con el sector privado y productivo para definir acciones conjuntas de política pública, proyectos científicos, tecnológicos y culturales, académicos en conjunto con las universidades públicas.

Los espacios de coordinación de CONARE deben de ser aprovechados para articular estas propuestas y presentar un frente común en la defensa de la educación superior pública y su financiamiento.

– ¿Estaría de acuerdo con impulsar una iniciativa para ampliar el derecho al voto de la comunidad universitaria en las elecciones a la rectoría y por qué?

Es necesario estudiar alternativas para una mayor inclusión de la población universitaria en las decisiones más relevantes para la Universidad. Esto es especialmente cierto para la población docente que está en condición de interinato, situación controversial que en mi administración tendrá prioridad.

También considero que el sector administrativo no debe estar representado únicamente por las jefaturas de oficinas nombradas por la administración de turno. Debe existir una representación de la población administrativa que vele por los mejores intereses de la institución.

– ¿A cuál modelo de universidad apuesta usted, considerando que en América Latina las universidades públicas son muy cuestionadas por algunos sectores políticos y económicos?

– El modelo de la Universidad de Costa Rica debe ser humanista, democrático, transformador, relevante y comprometido con todos campos del saber. Además de las carreras STEM, creemos de mucha importancia para el país todas las áreas de conocimiento como por ejemplo la Educación, Arte, Salud, Cultura, Deporte, Ciencias Básicas y Agroalimentarias, Ciencias Económicas, Ciencias Sociales, Letras, y en todas las sedes.

También valoramos la formación de una ciudadanía comprometida con el bienestar de la mayoría, con profesionales de excelencia en las más diversas ramas del saber, con conocimiento humanístico, científico, tecnológico y cultural, con y para las comunidades, el sector productivo y nuestra sociedad en general, a través de acciones concretas y a lo largo de todo el territorio nacional.

– ¿Qué acciones tomaría para fortalecer la imagen o credibilidad de la UCR ante la opinión pública?

– Estamos ante una arremetida política en contra de la Universidad Pública y claramente debemos entablar nuevos lazos de diálogo con todos sectores para evitar situaciones como las que hemos vivido en los últimos años. Para ello, es clave fortalecer la credibilidad de la UCR y visibilizar mejor los aportes que nuestra institución hace en todos los campos del saber, así como mantener el valor del conocimiento científico, la investigación, la docencia, la producción cultural y la acción social en los debates a nivel nacional.

– ¿Cuál es su propuesta para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades y el trabajo de la acción social como agente de cambio en la sociedad costarricense, en un contexto donde hay disminución del presupuesto para las universidades públicas y ya se han anunciado recortes a las vicerrectorías?

– Queremos una universidad que mantenga y fortalezca su liderazgo nacional mediante la vinculación, promoción y difusión de una actividad académica pertinente y de calidad, orientada a la atención del desarrollo social, económico, científico, tecnológico y cultural. Para ello, es esencial fortalecer el papel de la Vicerrectoría de Acción Social (VAS) como generador de las transformaciones que la sociedad necesita para el logro del bien común, especialmente en las comunidades con mayores condiciones de vulnerabilidad social.

La acción social ha sido bastante afectada con los recortes presupuestarios y como Universidad pública debemos defenderla y dotarla de valor. Esto es parte del reposicionamiento de la UCR que tenemos que hacer. Para mí, este tema es una prioridad y es clave para las comunidades, el país y nuestra propia universidad.

– ¿Cómo fortalecer la transferencia de conocimiento al sector externo, a fin de que la investigación y la ciencia ofrezcan soluciones útiles a todos los sectores del país?

– Como se mencionó anteriormente, es necesario establecer una agenda de trabajo con las autoridades de las instituciones públicas, con el sector privado, productivo y con las comunidades más vulnerables para definir proyectos que colaboren en la solución de los problemas país. Los Fondos del Sistema CONARE son estratégicos para ello y se debería fortalecer su diseño y desarrollo para lograr ese impacto coordinado. También creemos crucial fortalecer los esfuerzos de comunicación de la ciencia y diplomacia científica, esto es una estrategia articulada y bien planificada para llevar el conocimiento generado a los espacios de toma de decisiones y la sociedad.

– ¿Cuál es la vía que debe tomar el desarrollo del vínculo remunerado en la Universidad de Costa Rica?

– Las actividades de Vínculo Externo deben de estar destinadas a fortalecer el papel de universidad como generadora de las transformaciones que la sociedad necesita y focalizadas en resolver problemas del país, en los que gracias a la investigación que se realiza en nuestros centros e institutos de investigación y unidades académicas, la UCR puede hacer aportes únicos, con un valor añadido importante y con alto nivel científico o tecnológico.

El vínculo externo remunerado debe estar subordinado y en función de actividades sustantivas que realiza la universidad, pero nunca llegar a afectarlas, es decir, no se debería hacer vínculo externo en detrimento de las actividades propias de la universidad.

En este sentido, el objetivo de las actividades de vínculo externo no es únicamente generar recursos económicos, sino apoyar generación de conocimiento significativo. Bajo ninguna circunstancia podemos aceptar que el vínculo externo remunerado se convierta en la única fuente de ingresos de la universidad, y que ello sustituya los recursos que constitucionalmente el gobierno debe aportar a las universidades públicas través del FEES. En eso vemos un riesgo de emprender un camino que termine por debilitar y privatizar la universidad pública.

– ¿Cuál es el papel que debe tener la UCR frente a problemas nacionales como la crisis fiscal y las reformas de Estado, como la del empleo público?

– Vamos a fortalecer nuestra participación en el ámbito nacional, potenciando nuestras fortalezas integrales. La comunidad universitaria tiene mucho que aportar en estos temas, sin embargo, la Rectoría no ha articulado las propuestas que han surgido de las unidades académicas, centros de investigación y órganos de toma de decisión y otras instancias universitarias. Desde la Rectoría debemos recuperar el liderazgo y la participación en estos debates sociales y políticos.

Las Sedes y Recintos expresan malestar por lo que consideran condiciones presupuestarias desiguales que impactan su quehacer ¿Cuál es su propuesta para atender este tema, frente a un contexto institucional y nacional de contención del gasto?

Nuestra visión de Universidad pretende fortalecer y apoyar la generación de conocimiento en todas las áreas y para todas las Sedes de la Universidad. Nuestra propuesta radica en compensar la histórica inequidad que ha existido a nivel presupuestario, en la distribución de los recursos materiales y talento humano, así como en infraestructura.

Consideramos de alta prioridad promover en CONARE el aprovechamiento integral de las facilidades de las instituciones de educación superior, y lograr compartir esfuerzos en docencia, investigación y acción social. Las iniciativas conjuntas entre universidades resultarán en ahorro en esfuerzos y recursos para las instituciones y un mayor impacto académico y social. Podemos utilizar como ejemplo la proyección de nuestra Sede de Occidente en la zona de San Carlos con mayores esfuerzos conjuntos con la Sede del Instituto Tecnológico en su Sede en Santa Clara.

– ¿Cuál debe ser el acompañamiento que ofrezca la UCR a la sociedad y a las autoridades nacionales en la actual coyuntura de crisis sanitaria, económica y social, y en el futuro cercano?

– La Universidad de Costa Rica ha apoyado en varios ámbitos en particular en el tema de la salud. Por ejemplo, gracias al esfuerzo e inversión por más de cuarenta años en el Instituto Clodomiro Picado podemos dar una opción país para atender a las personas contagiadas de COVID-19. Por su parte, tanto el Observatorio del Desarrollo como el Centro de Investigación en Matemática Pura y Aplicada han estado apoyando al Ministerio de Salud con modelaciones estadísticas de contagios por el COVID-19.

Debemos continuar con los esfuerzos para resaltar el papel preponderante en los temas de análisis y planteamiento de alternativas en los temas de discusión nacional que los gobiernos nacionales requieran, con una posición integral que ha caracterizado a nuestra institución.