“No por mucho madrugar amanece más temprano, como dice sabiamente nuestro pueblo. Y si no me cree, pregúntele a Rodrigo Arias que dilapidó una millonada en su prematura campaña por la candidatura presidencial de Liberación Nacional y acaba de retirarse derrotado”.

 

Así responde Elizabeth Fonseca, presidenta del Partido Acción Ciudadana (PAC), a la ansiedad con que muchos costarricenses le reclaman a esa agrupación definiciones prontas en relación con el proceso electoral que se avecina.

 

Tanto el PAC como otros partidos políticos de oposición y organizaciones sociales trabajan con total seriedad en la búsqueda de consensos que permitan conformar una alianza de oposición para el 2014, aseguró la dirigente política en entrevista con Informa-tico.com.

 

 “Hay avances significativos y dentro de muy poco tiempo se harán anuncios importantes, tal vez en el transcurso de la próxima semana”.

 

Pero, “hay que tener paciencia, antes de formalizar una alianza, los partidos y organizaciones sociales tienen la obligación de definir los principios generales y la plataforma programática mínima que le den coherencia y dirección a un futuro gobierno”, puntualizó Fonseca.

 

De no ser así, una convergencia como la que se plantea carecería de sentido, porque de lo que se trata no es simplemente de sacar al PLN del poder, sino de echar a andar un  nuevo pacto social y político de largo alcance, que devuelva al país por los caminos del desarrollo con equidad social.

 

Que no echen campanas al viento

 

Por otra parte, la presidenta del PAC asegura que el Partido Liberación Nacional no tiene motivos para echar campanas al viento y sentirse vencedor de las elecciones del 2014.

 

“Es un partido que ha demostrado desconocer la ética en la función pública, que ha sido incapaz de reducir la pobreza y que ha acentuado la inequidad social como nunca antes”, afirmó.

 

“Los costarricenses y las costarricenses están cansados de todo esto y saben que un tercer gobierno del PLN agravaría los problemas a una escala en que ya sería muy difícil resolverlos”.

 

Además, dijo Fonseca, “¿qué puede esperar el país del que se perfila como el virtual candidato de Liberación Nacional? Nada más pensemos lo que ha hecho Johnny Araya al frente de la alcaldía de San José durante más de 20 años…

 

A continuación, ofrecemos el texto completo de la entrevista, con éstos y otros interesantes temas.

 

Informatico: En días pasados, el periódico La Nación publicó un artículo en que asegura que el PLN se encamina firme hacia un tercer periodo, debido a que la oposición se encuentra fraccionada y carente de liderazgo. ¿Qué responde el PAC a este análisis?

 

Elizabeth Fonseca: Frente a ese panorama que nos pinta La Nación, tenemos que decir que el PLN tiene ante el electorado una muy mala opinión. Es el mismo partido de Laura Chinchilla, que ha demostrado que no conoce la ética en la función pública; es el mismo partido que nos ha llevado por un estilo de desarrollo que la mayoría de los costarricenses no compartimos, un camino de inequidad social y de desarrollo vinculado exclusivamente a la economía externa.

 

En consecuencia, el terreno es fértil para lograr grandes acuerdos nacionales en pos de una Costa Rica más inclusiva y solidaria, un país donde se respeten los derechos humanos, donde vuelva a haber oportunidades para los hijos de las familias humildes.

 

Así que Liberación no las tiene todas consigo. Siento que en la ciudadanía hay una clara percepción de que no podríamos tener un tercer gobierno de Liberación porque lo que PLN tiene de malo sería muy difícil de erradicar después. Es ahora o nunca.

 

El tener ya un panorama más o menos definido y una maquinaria en marcha, ¿no cree que le da al PLN una ventaja frente a la oposición?

 

La maquinaria electoral del PLN es todo un engranaje que se mueve en gran medida gracias al clientelismo político. Sin embargo, la oposición tiene otras fortalezas: tenemos una gran voluntad de lucha, tenemos un deseo ferviente de ver que las cosas funcionen de diferente modo y una inventiva inagotable para suplir la escasez de recursos con voluntariado. Y vamos a potenciar al máximo esas fortalezas.

 

No obstante, mucha gente tiene la percepción de que el tiempo se acorta y no hay definiciones claras de parte de la oposición.

 

No por mucho madrugar amanece más temprano. Si no que lo diga Rodrigo Arias, quien pensó que adelantarse y salir en carrera es la mejor manera de llegar primero y lo que hizo fue desgastarse.

 

La ciudadanía está tan cansada de la politiquería, que el gran reto para nosotros va a ser convencer a los que no están dispuestos a votar por ningún partido.

 

Desde el Partido Acción Ciudadana y desde otras tiendas políticas se están haciendo los mayores esfuerzos por lograr una gran convergencia nacional. Nos parece que este país no ha tenido esos grandes acuerdos políticos prácticamente desde los momentos posteriores a la guerra del 48. Este es el momento de construir un gran acuerdo político. El terreno es fértil y estamos trabajando duro en esa línea.

 

Hicimos muchos avances antes del receso navideño, salieron diferentes propuestas programáticas: la del PAC, el listado de lineamientos del PUSC, la Agenda Nacional, la propuesta del magisterio, entre otras.

 

Actualmente nos hallamos en la tarea de encontrar los denominadores comunes en todas esas propuestas para ir definiendo un programa común y principios fundamentales que deberían comprometerse a cumplir todos los partidos y organizaciones sociales que se sumen a este movimiento.

 

Pero el PUSC ha tomado parte activa en la aplicación de ese modelo de desarrollo que el PAC critica. ¿Por qué debemos esperar  que ahora impulsen una propuesta diferente?

 

Porque hay un relevo generacional y tengo mucha confianza en esa nueva generación que dirige ahora al PUSC. Hay importantes coincidencias de visión, sobre temas como los principios de participación en la política y una gran claridad en que no podemos seguir por la ruta de la desigualdad y la exclusión social. Son fundamentos sólidos sobre los cuales se puede dialogar con ese sector del PUSC.

 

¿Y el sector tradicional, el calderonismo?

 

EF: Se verá muy claro cuál es el peso del sector tradicional del PUSC cuando realicen su convención interna y sus distritales. Los dirigentes tradicionales han desilusionado a mucha gente de las bases del PUSC con sus líos de corrupción.

 

¿Está consciente de que la mayoría de la gente no sabe lo que se está negociando entre los partidos de oposición y se encuentra desorientada al respecto?

 

Ciertamente. Ha habido poca información hasta ahora, pero en estos días vamos a dar a conocer este proceso para que la gente sepa lo que se está haciendo. La gente pide un gran acuerdo nacional pero la divulgación ha sido pobre y, en especial, hay un medio de comunicación que ha estado desanimando ese proceso.

 

¿Y cuál es ese medio de comunicación?

 

Pues, La Nación, claramente, que  tiene sus propios intereses y juega su propio juego.

 

Aparte del PAC y el PUSC, ¿qué otras organizaciones y sectores están participando en las negociaciones?

 

Organizaciones sociales en general. Por ejemplo, en los sectores sindicales hay una gran efervescencia, todo el país está preocupado y llegó el momento en que todos los ciudadanos y ciudadanas de buena voluntad desean hacer su aporte para revertir la situación en que nos encontramos, devolverle al estado un papel importante, encender el motor interno de la economía tan abandonado porque se privilegió el desarrollo hacia afuera, la economía ligada al mercado internacional.

 

¿Y el Frente Amplio?

 

E.F: Ellos me parece que tienen todavía una discusión interna, hay sectores que estarían muy dispuestos a entrar en un acuerdo nacional, pero hay otros que desean que el partido se mantenga totalmente independiente.

 

Aun queda pendiente el tema del candidato presidencial…

 

En su momento, la oposición tiene que escoger su candidato. Eso va a ser un proceso interesante, el público tendrá que ir conociendo a quienes pretenden representar a esa convergencia nacional y en su momento participar en una convención democrática para escoger a esa persona.