El tribunal impuso una sentencia de dos años de prisión al abogado y ex juez Carlos Gutiérrez Alpízar y a su pareja Thaís Vidal Navarro, quien no obstante ser de origen indígena pertenece a otro grupo étnico diferente al de los bri-bris que habitan Salitre.

Ambos recibieron el beneficio de ejecución condicional de la pena, por lo que no irán a prisión.

Según determinó el tribunal, el terreno en conflicto le fue dado en concesión, en 2012,  a Otilia Figueroa de la etnia bri-bri, por la Asociación de Desarrollo Integral de Salitre.

Este caso es solo un aspecto de un conflicto mayor desatado hace varios años por la introducción de personas no indígenas en los territorios de éstos en Salitre, lo que ha ocasionado situaciones de violencia.

El año pasado, la comunidad de Salitre sufrió varias agresiones por parte de los invasores, quienes quemaron ranchos y agredieron físicamente a los indígenas, muchos de los cuales tuvieron que huir y refugiarse en la montaña para evitar consecuencias peores.

Según los dirigentes bri-bris, la detención de su dirigente Sergio Rojas por un supuesto mal uso de fondos de la Asociación, es parte de la serie de agresiones que está sufriendo la comunidad.

Los pobladores de Salitre han pedido al gobierno una acción más firme en la protección de sus derechos.