“Esta madrugada, vecinos y vecinas organizaron un bloqueo de la maquinaria que comenzaría hoy las obras y se mantienen en el lugar esperando la respuesta de la municipalidad de Puntarenas, que informó que la obra no cuenta con los permisos de construcción, por lo que los vecinos exigen -como corresponde- que la municipalidad clausure las obras”, afirma un comunicado de FECON.

Los empresarios que no fueron identificados buscan desviar el río Veracruz desde hace varios años con el fin de alimentar un proyecto de riego privado de plantaciones agrícolas.

Ya en diciembre pasado, la comunidad realizó un cierre parcial de la carretera interamericana como medida de presión para lograr que la Municipalidad tomara cartas en el asunto. En 2014 presentó un recurso de amparo fundamentado en el hecho de que no existe un estudio de impacto ambiental.

Aunque el recurso fue declarado con lugar por la Sala IV, los empresarios han tratado de burlarlo tergiversando un decreto ejecutivo que declaró emergencia en la zona debido a la sequía, según informó la organización ecologista.

“Las comunidades de la zona conformaron la Alianza por la Defensa del Recurso Hídrico del Cantón Central de Puntarenas para oponerse a la sobre explotación de los ríos. Su propósito inmediato es conseguir una moratoria cantonal a la construcción u operación de los proyectos sobre los ríos Aranjuecito, Acapulco y Veracruz, porque hasta el momento todos los permisos de explotación han sido obtenidos sin estudios de impacto ambiental que garanticen la sostenibilidad de las explotaciones.

La comunidades realizaron recientemente una “caminata por la defensa del río” y presentaron al Instituto de Acuedutos y Alcantarillados (AyA) una propuesta de manejo comunitario del agua.

La presidente de la entidad, Yamileth Astorga, acogió la propuesta y ya inició estudios como el monitorio de los ríos y el análisis de la calidad del agua.

Los vecinos también presentaron esta semana una denuncia al Tribunal Ambiental Administrativo.