Por Hugo Alvarado

El Tribunal Primero A de Mayor Riesgo fijó para el 14 de agosto de este año el inicio del juicio contra Efraín Ríos Montt, quien fue jefe de Estado entre 1982-83, y José Mauricio Rodríguez Sánchez, ex director de Inteligencia -G-2- durante el mismo periodo.

El Tribunal tiene llena la agenda, con otros juicios, durante los primeros siete meses del año, y hasta agosto hay espacio disponible para celebrar el debate contra los militares retirados, acusados por genocidio y deberes en contra de la humanidad.

Tanto la defensa como el Ministerio Público (MP) y los querellantes adhesivos recibieron la notificación de la decisión del Tribunal.

Presentan amparo

La defensa de Rodríguez Sánchez interpuso un amparo contra la resolución de Miguel Ángel Gálvez, juez primero B de Mayor Riesgo, quien ordenó que ambos enfrenten juicio.

Según César Calderón, abogado de Rodríguez Sánchez, el amparo argumenta que Gálvez no explicó los motivos por los cuales abre debate contra su cliente.

En los próximos días, la defensa de Ríos Montt también interpondrá la misma acción legal.

La acusación

Los militares retirados están acusados por la muerte de mil 771 personas de la etnia maya ixil, en 1982, a la que el Ejército consideraba enemiga interna.

El MP responsabiliza a Ríos Montt de 15 masacres durante su administración, de las cuales lo considera autor intelectual.

A Rodríguez Sánchez lo acusan de haber implementado planes militares que fueron utilizados para matar a pobladores del triángulo ixil —en Nebaj, Chajul y San Juan Cotzal, Quiché—.

Las masacres motivaron el desplazamiento de 29 mil personas de 54 comunidades, que fueron obligadas a huir a las montañas a vivir en condiciones infrahumanas.

Pruebas aceptadas

El Ministerio Público presentará cerca de  mil pruebas durante el debate. Entre las evidencias se encuentran 84 familiares de las víctimas. Los planes militares que habrían sido utilizados y aprobados para aniquilar a la etnia maya ixil. Además, informes científicos.

Evitaría debate

El general retirado Héctor Mario López Fuentes, jefe del Estado Mayor de la Defensa durante los gobiernos militares de Efraín Ríos Montt y Óscar Mejía Víctores, podría no enfrentar juicio por genocidio y deberes contra la humanidad, ya que un dictamen forense señala que no está en capacidad psicológica para entender el proceso.

La defensa de López solicitó el 21 de enero una evaluación médica, debido al estado psicológico del acusado, quien  en diciembre último sufrió un derrame cerebral.

El 4 de febrero, un psiquiatra del Instituto Nacional de Ciencias Forense practicó la evaluación, en presencia de otro profesional del Centro de Acción Legal en Derechos Humanos, querellante en el proceso.

El dictamen fue entregado ayer al Juzgado B de Alto Riesgo y, según se supo, establece  que López  no puede enfrentar juicio.