Imagen: Presidencia de la República

Este fondo de apoyo es una respuesta a las gestiones del presidente Carlos Alvarado en el marco del Foro Mundial sobre Refugiados que se realizó en Ginebra, en diciembre. $2 millones corresponden a plan piloto de fondo de soluciones, $1.8 millones a seguro médico para personas refugiadas o solicitantes de asilo y $300 mil para remodelación de centros comunitarios en el cantón de Upala.

“Desde el ACNUR reafirmamos nuestro apoyo a Costa Rica en la respuesta humanitaria a las personas que han huido para salvar sus vidas”, declaró Kelly Clements, Alta Comisionada Adjunta de ACNUR luego de reunirse este viernes con el mandatario costarricense en Casa Presidencial.

La concreción de la asignación de estos recursos se da un mes posterior al llamado de cooperación internacional que hizo el mandatario costarricense en el Foro Mundial sobre los Refugiados, realizado en Ginebra, Suiza, partiendo de la premisa de que la migración es una responsabilidad compartida.

La visita de Clements este viernes y sábado, cuando parte hacia El Salvador– se da en respuesta a ese llamado del mandatario costarricense. Tiene además el objetivo de dar seguimiento a los fondos humanitarios que ha asignado el ACNUR y analizar opciones para abrir nuevas oportunidades de cooperación internacional.

“Felicitamos a Costa Rica por su compromiso y grandes esfuerzos por acoger a las personas que huyen de la violencia y la persecución. Desde el ACNUR, reafirmamos nuestro apoyo al país en la respuesta humanitaria a las personas que han huido para salvar sus vidas”, señaló la Alta Comisionada Adjunta.

Según datos oficiales, actualmente hay 87.190 solicitantes de asilo en Costa Rica, de los cuales un 80% son nicaragüenses y un 7% venezolanos. De acuerdo con estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las personas migrantes contribuyen con el 11.9% del valor agregado del país a pesar de que representan el 10% de la población.

La cooperación anunciada por ACNUR este viernes comprende:

Plan piloto. Costa Rica será incluída junto a Ghana, Kenia y Malawi, en un proyecto piloto para un fondo de soluciones de $2 millones.

El ACNUR invertirá esos recursos en un programa que incluye cuatro pilares de asistencia: apoyo a la Dirección General de Migración y Extranjería; asistencia humanitaria a las familias solicitantes de refugio en pobreza extrema; apoyo a las organizaciones de la sociedad civil que brindan información y representación legal gratuita a los solicitantes de refugio; y apoyo a las comunidades que acogen solicitantes de refugio a través de actividades de convivencia pacífica.

Convenio ACNUR-CCSS. Suscrito en diciembre pasado, la implementación del convenio ACNUR-CCSS contribuirá con $1.8 millones para brindar seguro médico a 6.000 personas solicitantes de refugio y refugiadas con padecimientos graves de salud y en situación de pobreza, hasta el 31 de diciembre de 2020.

“Sabemos que esto marcará una gran diferencia en la calidad de vida de las familias que han huido de sus países en busca de refugio para salvaguardar sus vidas y las de su familia. El enfoque de Costa Rica son los derechos humanos”, dijo el mandatario al tiempo que recordó que la lucha por la dignidad de los refugiados no es cuestión sólo de recursos y de número. “El único enfoque tanto ético como práctico es colocar a la persona en el centro de todas las políticas públicas”, enfatizó.

Centros Comunitarios. Clements se desplazará este sábado a la zona norte del país para conocer las necesidades y la situación de las personas solicitantes de asilo nicaragüense y de las comunidades que allí las acogen.

También presenciará los avances de la inversión del ACNUR en la remodelación de los centros comunitarios de Canalete, Bijagua y Quebradón, en el cantón de Upala. Esta contribución de $300 mil es parte de la estrategia del ACNUR por apoyar a las comunidades de acogida en el país.

Finalmente, la Alta Comisionada Adjunta informó que el ACNUR apoya la respuesta del gobierno costarricense mediante un programa de asistencia humanitaria en efectivo, a través del cual unas 600 familias solicitantes de asilo en pobreza extrema recibirán un subsidio económico para aliviar sus necesidades básicas más inmediatas.

Precisó que entre los proyectos de apoyo, se continuará con el fortalecimiento de la capacidad de la Dirección General de Migración y Extranjería para procesar solicitudes del estatuto de refugiado y así reducir los tiempos de espera de las resoluciones, a través del financiamiento de personal técnico adicional.

En el encuentro de este viernes estuvieron presentes además, el ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Solano; el viceministro de Gobernación, Carlos Andrés Torres; el subdirector de Migración, Daguer Hernández; la coordinadora Residente de la ONU en Costa Rica, Alice Shackelford; el representante del ACNUR en Costa Rica, Milton Moreno, y el oficial de Relaciones Externas de ACNUR Costa Rica, Irving Pérez.