Imagen toma de pantalla del Facebook del diputado José María Villalta

Los artículos 138, 139 y 169 del Código Notarial establecen la competencia de la jurisdicción notarial, que se limita a la aplicación del régimen sancionatorio a los notarios públicos, así como hacer efectiva la responsabilidad civil por las faltas correspondientes. Bajo ninguna circunstancia se le otorga la competencia para resolver sobre materia de familia y mucho menos anular actos propios del derecho sustantivo en las relaciones de derecho privado. Esta competencia es exclusiva de la jurisdicción de familia ejercida por los juzgados, tribunales de familia y -en última instancia- por la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia.

También resulta absolutamente censurable que un juez de la República pretenda tomar una decisión que afectará directamente los derechos de las personas sin respetar los principios constitucionales del debido proceso, tal y como sucedió en el caso concreto, al anular un matrimonio sin hacer el traslado respectivo a las personas afectadas para que tuvieran oportunidad de defenderse y ser escuchadas. Haberlas llamado como testigos dentro del proceso no sustituye el derecho de defensa que tienen ellas, indistintamente de su raza, religión, nacionalidad, sexo u orientación sexual.

Ignora también el señor juez la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre la garantía del derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, que es de acatamiento obligatorio para el Estado costarricense. Si bien es cierto que al momento del matrimonio, por una norma arcaica, era ilegal que dos personas del mismo sexo se casaran, lo cierto es que dicha Corte vino a restablecer los derechos fundamentales de las personas del mismo sexo, respetando la aplicación más favorable del nuevo marco jurídico. Así lo ordenan los artículos 9 de la Convención Americana de los Derechos Humanos y el artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Tomando en cuenta lo anterior, la sentencia debería ser recurrida y se deberán sentar las responsabilidades respectivas por resolver en contra del derecho. Hoy más que nunca, nos corresponde luchar porque todas las personas puedan disfrutar de todos sus derechos.

Fuente: https://www.teletica.com/248548_juzgado-notarial-no-puede-anular-matrimo...