En este caso, la presentación de los escritos se fijó con un plazo de10 meses el 3 de febrero de 2015 para la recepción por parte de la CIJ de la memoria de Costa Rica y el 8 de diciembre de 2015 para la contra memoria de Nicaragua. (comunicado de prensa).

En el caso de la ocupación ilegal de Isla Portillos y del dragado del río San Juan, interpuesto por Costa Rica contra Nicaragua, la CIJ y ambas partes acordaron un plazo de 8 meses (ver ordenanza de la CIJ de abril del 2011).

En el caso de la denominada "trocha fronteriza" interpuesto por Nicaragua contra Costa Rica, la CIJ y ambas partes acordaron un plazo mayor de 12 meses (ver ordenanza de la CIJ). Cabe señalar aquí que, en el caso de la demanda presentada por Perú contra Chile en enero del 2008 para delimitar su respectivas áreas marítimas, los plazos iniciales de presentación de los escritos (12 meses según la ordenanza de la CIJ) explican en parte que la CIJ haya durado más de 6 años para resolver este caso (fallo emitido en enero del 2014).
El anuncio de la fijación de los plazos por parte de la CIJ, que forma parte la rutina usual en materia contenciosa, fue objeto de una "celebración" por parte de las autoridades de Costa Rica señalaron medios de prensa (ver nota).
La demanda de Costa Rica presentada en febrero del 2014 pretende obtener de la CIJ la delimitación en ambos océanos, un ejercicio delicado y mucho más costoso de lo anunciado por las mismas autoridades de Costa Rica.

Costa Rica y Nicaragua son de los pocos Estados que no cuentan con ningún acuerdo de delimitación marítima en América Latina.

El hecho que en estos últimos 4 años (2010-2014) no haya habido ningún tipo de reunión al más alto nivel entre autoridades políticas y diplomáticas de ambos Estados denota una incapacidad de ambos aparatos estatales para crear condiciones mínimas de diálogo y de negociación: a la larga serie de notas de protestas emitidas por una y otra cancillería desde mediados del 2010, hay que añadir una batalla procesal y procedimental inaudita en el último año 2013 en La Haya, que dio lugar a una providencia de la CIJ sobre solicitud de medidas reconvencionales rechazadas a Nicaragua y unión de ambos procedimientos en uno solo, objeto ambas de un breve balance (ver nota) y terminó con dos providencias ordenadas por la CIJ en noviembre y diciembre del 2013: la primera en relación a los dos “caños” Pastora detectados en septiembre del 2013, con indicación de medidas ordenadas por la CIJ a Nicaragua. La segunda en relación a la solicitud de medidas provisionales en relación a la denominada “trocha fronteriza” rechazadas por la CIJ.

Con esta nueva demanda, en relación a espacios marítimos, Costa Rica y Nicaragua exhiben un espectáculo raramente visto en La Haya, con un saldo inédito en los anales de la justicia internacional si consideramos las fechas en las que fueron presentadas las demandas ante la CIJ en el período 2010-2014: tres demandas contenciosas ante la CIJ presentadas en tres años y tres meses por ambos Estados al juez internacional.
Nota: en una ordenanza de febrero del 2014 (ver texto), la CIJ fijo los plazos para la presentación de la réplica y duplica en el caso "unido" del dragado con el de la denominada "trocha fronteriza" de la siguiente manera: plazo de Nicaragua para presentar su dúplica el 4 de agosto del 2014 y la réplica Costa Rica el 2 de febrero del 2015.


Nota adicional: Remitimos a breve nota sobre protestas de Costa Rica de julio del 2013 en relación a bloques de concesiones otorgados por Nicaragua a empresas interesadas en explorar posibles yacimientos de petróleo y riesgos de recurrir a la justicia internacional: "Protesta de Costa Rica por áreas para exploración de hydrocarburos publicada por Nicaragua" Tribuglobal, disponible aquí. En relación a la actitud de la CIJ de diciembre pasado hacia Costa Rica y hacia Nicaragia, referimos a la breve nota "Enojo en la CIJ contra Nicaragua y Costa Rica", Periodistas-es.org, disponible aquí.

(Publicado también por Curso de Derecho Internacional).

Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, UCR.
También por Nicolas Boeglin: