El compromiso de emitir un criterio desde el Ejecutivo sobre el tema de los territorios que se han declarado libres de transgénicos, a través de acuerdos de los Concejos Municipales de 75 cantones del país, un movimiento que impulsan el Bloque Verde y la Federación Ecologista –FECON- está expresado en un documento del Partido Acción Ciudadana (PAC) aprobado por el ahora presidente electo Solís, días antes de los comicios de este 6 de abril.

“Para los ecologistas esto es una clara señal de respeto y diálogo al proceso que el movimiento social de Costa Rica construye en defensa de la biodiversidad nacional y de la soberanía alimentaria” resaltan en un comunicado el Bloque Verde y FECON, organizaciones que han promovido la campaña Pura Vida sin Transgénicos, para la declaración de los cantones como territorios libres de transgénicos (OGM) que ha logrado este declaración en el 92% del territorio nacional.

En este compromiso, el PAC también había aceptado la importancia de establecer el etiquetado obligatorio a los productos transgénicos o con contenidos transgénicos, para dar garantía a los consumidores de que no se está consumiendo este tipo de productos.

Fabián Pacheco, ingeniero agrónomo y activista de la campaña contra los transgénicos, resaltó que es una “positiva señal de respeto y apoyo a nuestro trabajo como ecologistas, que Don Luis Guillermo llame a respetar los territorios libres de transgénicos. Es una señal muy importante”.

Para Pacheco “este es un paso en firme para construir una verdadera democracia de la tierra escuchando la voluntad de las comunidades y gobiernos locales”.

En la corriente legislativa se encuentra ya presentado por diputados de Acción Ciudadana y del Frente Amplio un proyecto de ley que declararía una moratoria a los cultivos transgénicos. El proceso de las declaratorias de cantones libres de transgénicos inició en 2005 cuando Paraíso de Cartago se convirtió en la primera municipalidad en declararse así. En 2013 se sumaron más y actualmente son 79 las municipalidades que representan el 92% del territorio nacional.

En el documento del PAC sobre transgénicos señala que el modelo de producción agropecuaria que impulsará el futuro gobierno de LGS “buscará una agricultura productiva y amigable con el ambiente, basada en la gestión del conocimiento y el uso inteligente de nuestra biodiversidad, que promueva la seguridad y la soberanía alimentaria y salvaguarde la biodiversidad silvestre y agrícola”.

En ese sentido, agrega la declaración, “la siembra de aquellas variedades transgénicas que amenazaran esa biodiversidad o la salud de las personas, no sería compatible con el modelo planteado, máxime que en todas partes del mundo las variedades de alto rendimiento son producto de mejoramiento no transgénico, aunque los promotores de los transgénicos afirmen lo contrario”.

Con respecto a las declaratorias municipales de territorios libres de transgénicos establecen que, contrario a lo expresado por la administración Chinchilla Miranda, “se reconoce que son un acto de acción ciudadana, donde la representación política del cantón toma un acuerdo firme” por lo que esas declaratorias municipales “son actos políticos que han contado con acuerdos multipartidistas, y han sido apoyados por las fuerzas vivas de las comunidades, convirtiéndose en una nueva manera de ejercer la democracia participativa. En ese sentido, deben respetarse y serán respetadas por el Poder Ejecutivo”.

El Bloque Verde y FECON han solicitado al Presidente electo considerar entre sus primeras acciones de gobierno “emitir una directriz presidencial con el fin de acelerar la discusión legislativa del proyecto de ley suscrito por varios diputados del PAC ( expediente 18.941) de moratoria nacional a la liberación y cultivo de organismos vivos modificados (transgénicos), que podrá ser suspendida en el momento en que exista certeza y consenso científico y social sobre la inocuidad ambiental y sociocultural de este tipo de cultivos y permitirá durante su vigencia la investigación científica en condiciones controladas, respetando los permisos ya concedidos”.

Además, han pedido a Solís un decreto para reformar la integración de la Comisión Técnica de Bioseguridad que garantice su independencia, de naturaleza técnico-científica-cultural, con mayor participación de la sociedad civil y que garantice el cumplimiento íntegro del Protocolo de Cartagena. Que también se asegure el derecho a la información de los expedientes de solicitudes ante la CTNBio para garantizar la transparencia de los procesos y el principio de publicidad.