Según informaron las autoridades del vecino país, la extradición fue autorizada por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia a pedido del gobierno de México.

No obstante, la forma en que se llevó a cabo el procedimiento generó fuertes críticas por parte del canciller Manuel González, quien aseguró que el gobierno de Managua no tuvo siquiera la cortesía de comunicar lo que iba a ocurrir a la embajada costarricense.

"Hoy es un día muy oscuro, un día triste, un día que nos debe llamar a la reflexión a todas las personas que creemos y defendemos el imperio de la ley, el estado de derecho, la seguridad jurídica, el valor de la justicia", expresó González.

La Policía Internacional (Interpol) emitió una orden de captura internacional contra Gil Trejos a petición de México, donde el costarricense tiene pendiente una demanda por fraude y otros hechos ocurridos supuestamente entre 2007 y 2009.

Las autoridades nicaragüenses capturaron a Gil cuando se hallaba en Managua el 26 de mayo anterior. Desde entonces, fue mantenido en una celda húmeda y oscura de la cárcel El Chipote, al oeste de la capital.

El canciller dijo que tras la llegada de Gil Trejos a México, las autoridades costarricenses establecerán contacto con las mexicanas para conocer de su situación jurídica y brindarle la asistencia que no pudieron darle mientras estuvo recluido en Managua.

“No hay duda de que México es un país muy diferente”, concluyó González.