Un trabajador espera en las afueras de una casa para proceder a traslado del cuerpo de  una persona fallecida por Covid-19

La cifra es baja si se compara con la de otros países en los que la pandemia ha causado mayores estragos, pero también es cierto que esa relación de letalidad se ha venido incrementado en el país significativamente, reconoció el jerarca. ¿Por qué?

Tanto Salas como el gerente médico de la Caja Costarricense del Seguro Social, Mario Ruiz, coinciden en que hay varios factores que están contribuyendo a incrementar la mortalidad de los pacientes de Covid-19.

Uno de ellos es el fuerte aumento de casos. Para el 1 de julio, el número de nuevos contagios fue de 290,. El acumulado desde el 6 de marzo era de 3.753.  Para ese momento habían fallecido 17 personas. Estas eran las cifras a cuatro meses de haberse presentado los primeros dos casos, el 6 de marzo.

En el transcurso de un mes y una semana, la pandemia experimentó una explosión, llegando a la fecha a 22.081 casos confirmados y a 218 muertos. El número de víctimas mortales se ha multiplicado casi por 13 en ese periodo.

 

Ley de probabilidades

El incremento de casos, en sí mismo, tiene un efecto multiplicador. Cuantas más personas se contagien, mayor es la posibilidad de que entre los enfermos haya personas con factores de riesgo como diabetes, hipertensión, insuficiencia renal, obesidad, entre otros, señaló Marín.

También se incrementa el número de personas que, desconociendo que tienen una condición de riesgo (la diabetes y la hipertensión, por ejemplo, pueden ser muy silenciosas), se exponen al virus porque piensan que no se encuentran entre la población de mayor riesgo.

Otro factor del elevado numero de muertes es que muchos pacientes no acuden en busca de ayuda médica de manera oportuna, pese a que -hasta este momento- los servicios de salud están en capacidad de atender a las personas que enferman gravemente, dijo por su parte el ministro Salas.

Asociado a lo anterior se presenta el hecho, muy particular de esta enfermedad, de que el deterioro de algunos pacientes puede ser muy acelerado y, si estos llegan muy tarde en busca de asistencia médica, podría ser que el organismo del paciente ya esté colapsando.

En tales casos, por más cuidados intensivos que se le brinden, el pronóstico es malo.

 

¿Y por qué tanto contagio?

Salas es claro al señalar que la situación epidemiológica del país no tiene nada de extraordinario y que muchos países están pasando por una situación similar o peor.

La aceleración del número de contagios “es preocupante, pero es parte de la dinámica de una pandemia”, explicó. En alguna medida se explica porque la situación va produciendo un desgaste entre la población. Muchas personas se ven forzadas a salir para trabajar o porque ya no soportan el aislamiento.

El jerarca de Salud reconoció que el país se encuentra en uno de los momentos más complicados, con una concentración muy alta de casos en la zona más densamente poblada del país (el Gran Área Metropolitana, GAM) y una tasa de contagio de 13 a 14 casos por cada 100.000 habitantes.

“Puede tomar 2 meses e incluso un poco más para ver una disminución del número de casos”, señaló. Pero esa proyección no está inscrita en piedra, ni mucho menos. Siempre dependerá de la conducta de la población, de que se cumpla con los protocolos para que un gran número de personas no enferme al mismo tiempo.

De ello depende que el sistema hospitalario nacional no se vea desbordado y que siga en capacidad de ofrecer una unidad de cuidados intensivos a todo aquel que la requiera.

 

Cifras

Este 7 de agosto, se registraron 496 nuevos casos de Covid-19, para un acumulado de 22.081 confirmados por examen de laboratorio. Otras 515 personas han sido diagnosticadas positivas por nexo epidemiológico; esto significa que son pacientes que presentan los síntomas de la enfermedad y que han estado en contacto con alguien que dio positivo por prueba.

El número de recuperados es de 7.266 pacientes, con edades qsue van de los 0 a los 96 años.

Un total de 373 personas se encientra hospitalizadas, de las cuales 89 están recibiendo atención en unidades de cuidados intensivos. Estos últimos están en un rango de edad de 24 a 87 años. 

Los 18 fallecimientos ocurridos en las últimas 24 horas corresponden a 10 hombres y 8 mujeres, todos ellos residentes de las pronvicias de San José, Alajuela, Heredia, Puntarenas y Limón.

El total de 218 fallecimientos relacionados con el Covid-19 corresponden a 82 mujeres y 136 hombres, en un rango de edad de 23 a 99 años.