"Niego totalmente, categóricamente, que haya algo nuestro en el puerto, ni almacén de armas, ni almacén de misiles (...) ni una bomba, ni una bala, ni nitrato" de amonio, afirmó el jefe de Hezbolá en una alocución televisada, tras las acusaciones que han circulado en los medios y en la opinión pública que señalan al movimiento chiita libanés.

Nasralá, que describió como "una tragedia humana" la explosión, también valoró positivamente la visita del jueves del presidente francés Emmanuel Macron a Beirut, donde se reunió con varios dirigentes libaneses, también de Hezbolá.

"Consideramos positiva cualquier ayuda y expresión de simpatía hacia Líbano y también todas las visitas a Líbano durante estos días, sobre todo si estas se inscriben en el contexto de ayudar" a este país que atraviesa una profunda crisis económica, afirmó el líder del movimiento chiita.

La gigantesca explosión en el puerto de Beirut estuvo provocada, según las autoridades libanesas, por toneladas de nitrato de amonio almacenadas desde hace seis años en un depósito "sin medidas de precaución", según reconoció el mismo primer ministro libanés, Hasan Diab.

Fuentes judiciales indicaron el viernes que habían detenido a otras cinco personas, entre ellas funcionarios de aduanas y del puerto, lo que eleva a 21 el número detenidos en relación con la explosión.