Jorge Triaca expuso ante un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados los alcances del proyecto Primer Empleo impulsado por el Poder Ejecutivo pero resistido por los sindicatos. Durante su intervención reconoció que en la Argentina se han perdido 120 mil empleos en los nueve meses transcurridos desde que inició el gobierno de Mauricio Macri.

Sostuvo que la iniciativa "no afecta a ninguno de los derechos de los trabajadores y garantiza el acceso a la seguridad social" y añadió que los jóvenes son "uno de los sectores más vulnerables a la hora de alcanzar la empleabilidad".

Durante su intervención precisó que hay "967 mil jóvenes en la Argentina que hoy no estudian, no trabajan ni buscan empleo”, a los que identificó como los “ni-ni”, que representan el 24 por ciento de la población económicamente activa.

En ese sentido estimó que la iniciativa del Gobierno podría ser "la llave de ingreso para mejorar la tasa de entrada de los trabajadores” y confió que con la reactivación económica que se espera, se crearán 240 mil “oportunidades” de trabajo, la mitad en el NOA y el NEA y otro tanto en el resto del país.

Aseguró el Ministro que ya se han creado 35 mil puestos de trabajo.mientras que por otro lado aceptó que rondan los 120 mil los que se han perdido en los nueve meses del gobierno de Macri.

Triaca trató sin éxito, de llevar tranquilidad a los diputados del sector gremial durante la reunión conjunta de las comisiones de Legislación del Trabajo, de Presupuesto y Hacienda y de Economías y Desarrollo Regional, al asegurar que la iniciativa “no afecta los derechos de los trabajadores”.  Una afirmación del gobierno de Macri en la que no confían los sindicatos.

Decenas de contratos de trabajo “bajo análisis

El Gobierno admitió que seguirá echando trabajadores del Estado. El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, reconoció la puesta en marcha del plan de “dotación óptima de personal” revelado el domingo por Página/12, y blanqueó la intención de “no renovar ciertos contratos” que vencen a fin de año.

En paralelo, confirmó que además se ofrecerán retiros voluntarios y jubilaciones a por lo menos 10 mil funcionarios estatales. Otro modo de disfrazar los miles de despidos que se producirán de acá a diciembre.

A tono con el discurso que la plana mayor de Cambiemos repite desde la primera ola de despidos, Ibarra –conocido como el ministro manos de tijera– justificó la medida en lo que consideró un “sobredimensionamiento” del Estado y sostuvo que el proceso de revisión de contratos será “implacable” con aquellos estatales que afirmó “no trabajan”.