El doctor Esquivel Sánchez indicó que desde la década de los 90 no se desarrollaba este tipo de estudios ya que el país durante un tiempo no contó con una ley que regulara esta materia hasta que en 2014 se aprobó la Ley 9234 Reguladora de Investigación Biomédica en Costa Rica.

Se trata del "Estudio clínico aleatorizado, controlado, doble ciego, multicéntrico para comparar la eficacia y seguridad de la administración de dos formulaciones de inmunoglobulinas equinas anti SARS-CoV-2 (“S” y “M”) en pacientes hospitalizados con COVID-19 (SECR-01)" que surge a partir de la fase de pruebas clínicas de las formulaciones desarrolladas en el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica con participación de la CCSS.

El Cendeisss, como parte del fortalecimiento de esta actividad en la CCSS, elaboró con la Comisión de Salud de la Junta Directiva una propuesta de reglamento de investigación biomédica que está en análisis jurídico previo a su presentación a este órgano superior.  “Esperamos presentarla en las próximas semanas a las autoridades”, indicó el director.

Este estudio SECR-01 representa un paso importante en el desarrollo de la investigación institucional dado que existe una capacidad instalada de recurso humano, administrativo, logístico y tecnológico, según detalló Esquivel Sánchez.

Se contará con un investigador principal, funcionario del hospital San Juan de Dios, el doctor Alfredo Sanabria Castro, así como un grupo de investigadores secundarios: por el CEACO el doctor Alonso Acuña Feoli; por el San Juan de Dios el doctor Mario Sibaja Campos, el doctor Juan Ignacio Silesky y la doctora Ann Echeverri Mccadless; por el México el doctor Henry Chihong Chang Cheng y por el Calderón Guardia el doctor José Pablo Madrigal Rojas.

Acompañarán a este grupo de profesionales, diez médicos generales que son los coordinadores clínicos distribuidos en cada centro médico, bajo la coordinación administrativa y logística del Cendeisss, según el acuerdo de la Junta Directiva, en la sesión N° 9120, del 20 de agosto pasado.

Se trata de un cuerpo profesional altamente capacitado en materia de investigación y buenas prácticas clínicas, además, todos los integrantes están inscritos como investigadores ante el Consejo Nacional de Investigación en Salud (CONIS).

Para la puesta en marcha hubo que poner en práctica estrategias médico-administrativas, logísticas y de desarrollo tecnológico, según explicó el director del Cendeisss. “Eso demuestra que la CCSS tiene todos los recursos necesarios para llevar a cabo este tipo de investigaciones. Se espera que este estudio SECR-01 sea uno de los muchos más que la CCSS patrocine y desarrolle en pro de la salud pública costarricense, lo cual también aportará al conocimiento científico internacional”.

El SECR-01 y cualquier otro estudio que se desarrolle en la CCSS, estará apegado a todos los estándares éticos que incluye la normativa institucional, nacional e internacional, en donde prevalece la seguridad y vida humana.