El rector de la UCR aclaró errores frecuentes utilizados contra las universidades públicas para recortar el FEES.

Jensen explicó la diferencia entre los dineros provenientes de la cuenta corriente estatal, cuyo origen principal es el Fondo Especial para el Financiamiento de la Educación Superior Estatal (FEES) y los de vínculo externo.

Este último es el que habría provocado que el porcentaje de ejecución presupuestaria que informó la Contraloría fuera de solo un 75% y no de un 98,2%, como comunicó la UCR la semana pasada, con base en nuestros estados financieros.

¿Por qué la Universidad de Costa Rica (UCR) reporta en la Memoria Anual 2013 de la Contraloría una subejecución presupuestaria del 25% y en el comunicado de esta semana este porcentaje se reduce a un 1,8%?

Porque se trata de dos presupuestos diferentes. En el caso de la ejecución presupuestaria que hace referencia al 98,2% se trata de fondos corrientes, los que provienen del FEES. En el otro caso se trata del presupuesto total, que incluye el vínculo externo y su ejecución presupuestaria difícilmente puede ser tan alta, porque se trata de recursos cuya ejecución varía en el tiempo. Incluso puede contemplar el ingreso y la presupuesto de un monto cuya ejecución vaya a ocurrir gradualmente a lo largo de varios años.

¿Qué se entiende por ingresos de vínculo externo y por qué no pueden ser contabilizados en el presupuesto proveniente de los fondos corrientes universitarios?

En primer lugar son fuentes diferentes. Hacemos la diferenciación para llevar un orden y para tener mayor transparencia en la comunicación de las finanzas, su ejecución y planificación. Los fondos corrientes provienen del Estado. Los fondos de vínculo externo pueden provenir de entes externos, incluso de instancias internacionales.

¿Cómo afectaría las finanzas de la Universidad un recorte de una cuarta parte del presupuesto para el próximo año, basándose en la subejecución que sostiene la Contraloría del 2013?

Afectaría programas sustanciales. Uno de los más afectados podría ser el sistema de becas y la dificultad de implementación de la reforma. Nos pondría en una situación muy ajustada en el cumplimiento de los compromisos que ya hemos adquirido y firmado en el fideicomiso para la construcción de infraestructura, además del pago de la contrapartida del Banco Mundial, imposibilidad de ampliar el cupo admisión, sin mencionar el giro de los aumentos salariales correspondientes al encarecimiento del costo de vida.

El empréstito proveniente del Banco Mundial puede explicar por qué la cifra de subejecución presentada por la Contraloría fue tan alta ¿Por qué la UCR sostiene que aunque ese dinero ingresó durante el 2013 y no se ejecutó, no debe ser contabilizado entre los ingresos corrientes?

Tenemos la conjetura de que la Contraloría tomó en cuenta ese empréstito y las otras universidades de CONARE sí lo presupuestaron. La UCR no lo presupuestó porque hemos echado a andar ese proyecto con fondos propios y hemos solicitado muy pocos recursos por el momento. Ese empréstito se dará durante cinco años, entonces nosotros vamos a presupuestar lo que requiramos para cada año. En este año lo que hemos hecho es generar planos constructivos y eso no ha requerido una cantidad exagerada de dinero que signifique un desembolso de los 50 millones de dólares que nos corresponde.

¿La Contraloría General de la República y el diputado Solís se pusieron en contacto con la Universidad o con el CONARE para pedir explicaciones sobre la supuesta subejecución que ambos señalan, antes de su publicación?

No, absolutamente ninguna comunicación. Tampoco después de que se publicó la información.

¿Qué compromisos se incumplirían si prospera una reforma presupuestaria que recorte en 20.524 millones de colones los recursos del FEES, como la que presentó el diputado del Partido Acción Ciudadana, Ottón Solís?

Además de los ya mencionados, no mantendríamos el 1,38% del producto interno bruto, pero tampoco avanzaríamos al mandato constitucional de llegar al 8% del PIB para la educación en los próximos tres años. Es más, el mandato dice que debió ser en el 2014, pero no siendo posible, es una meta que debe estar presente en nuestras visualizaciones.

¿Cuánto puede pesar la presión política que hay para reducir el déficit fiscal del país y que impida llegar a esta meta?

La presión política es grande. Creo que puede todavía agrandarse más en virtud de que al visualizar esta meta, se esté haciendo una inversión tal que acreciente el déficit fiscal. Pero creo que los parámetros macroeconómicos no deben ser los únicos que determinen la inversión presupuestaria de un país y no deben constituirse necesariamente en una receta inflexible. Estados Unidos enfrentó la crisis con inversión social para dinamizar la economía y creo que el gobierno está visualizando esa alternativa.