A pesar de los dos días de ligero repunte, el titular de la cartera sanitaria, Salvador Illa, recalcó que el país entró "en una fase de ralentización" de la enfermedad gracias a que las medidas de confinamiento de la población están teniendo un "efecto directo" en la movilidad y en la transmisión del virus.

El dato positivo es que la cifra de pacientes curados aumentó un 11,1 por ciento, hasta un total de 48.021, lo que supone un 32,7 por ciento del total de casos registrados en el país. No obstante, hoy no se publicaron los datos de ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI) a la espera de que las regiones envíen sus cifras al Ministerio.

La región de Madrid sigue siendo la más afectada, con 42.450 contagios y 5.586 fallecidos, seguida de Cataluña, con 29.647 casos y 3.041 muertos. Con estos números, España sigue siendo el segundo país del mundo en número de contagios, solo por detrás de Estados Unidos.

Tras más de una semana de descensos progresivos del ritmo de los nuevos contagios, el mínimo se alcanzó el lunes pasado, con un incremento diario del 3,26 por ciento, que aumentó ligeramente ayer martes al 4,05 y hoy se situó en el 4,4 por ciento.

Illa, en una comparecencia en el Congreso de los Diputados, recordó que hace dos semanas el crecimiento de los casos era del 15 por ciento diario, frente al 7 de la pasada semana, cifra que siguió bajando hoy a pesar del ligero repunte de los últimos días.

Los responsables técnicos del Ministerio de Sanidad adujeron el aumento de casos y muertes del martes al retraso de las notificaciones por parte de las regiones y al reajuste de datos del fin de semana, pero el incremento se mantuvo durante este miércoles.