Desde el comienzo de la Cumbre que convocó la Minga Agraria, Campesina, Étnica y Popular, hace una semana, la denuncia indica que ha habido una violación sistemática de sus derechos por parte de la Fuerza Pública y de las autoridades nacionales y regionales.

Los trabajadores del campo manifiestan su rechazo a la represión contra las protestas por parte de las fuerzas de seguridad y exigen al Gobierno que cumpla sus compromisos adquiridos en la Minga Agracia de 2014.

Los campesinos se han manifestado en contra de las políticas gubernamentales que responden a Tratados de Libre Comercio y del Plan Nacional de Desarrollo (PND) que ponen en venta recursos de la nación, las empresas públicas y los bienes energéticos de Colombia.

En este marco, los trabajadores del campo realizan paros por la falta de cumplimiento de compromisos adquiridos por el presidente Juan Manuel Santos en 2014, en la anterior Cumbre Agraria.

En contexto

El 2 de junio el secretario general de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Juvenal Arrieta, manifestó que miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) reprimieron la protesta pacífica de los indígenas en la vía Cali Buenaventura, en Valle del Cauca.

La movilización quiere enviar un mensaje al Gobierno para que entienda el rechazo al modelo económico capitalista y de libre comercio, que afecta profundamente a los sectores más desfavorecidos del país.