El pequeño delfín que encalló junto con su madre en playa Flamingo. Los delfines no sobrevivieron. (Foto: Min. Seguridad)

Pese a los diligentes esfuerzos por devolverlos al mar y apoyarlos en su retorno, ya era tarde, indicó la veterinaria que examinó a la madre y su cría en el lugar, Karla Carvajal, quien determinó que estaban agonizando y no había nada que se pudiera hacer para salvarle la vida a los dos delfines.

El triste desenlace llenó de consternación a los rescatistas y la comunidad.

El servicio de Guardacostas señala que los defines podrían haber salido del Océano “afectados por algún tipo de padecimiento, posiblemente en busca de ayuda”.

Por lo que los cuerpos de los delfines fueron trasladados a la sede del SENASA en Heredia para realizarles una necropsia y ver si es posible establecer la causa que los hizo salir del mar y de la muerte.

El rescate movilizó a un grupo de voluntarios y funcionarios de instituciones “estos héroes y heroínas de la conservación ambiental y defensores de la vida animal, así como lo hacen a diario, hicieron su mejor esfuerzo por salvar la vida de una madre delfín y su bebé. Aunque no lo lograron, pues ya no estaba en sus manos alcanzarlo. Habrá muchas otras oportunidades en las que sí estará a su alcance salvar muchas otras vidas” destacó Guardacostas.

La Estación del Servicio Nacional de Guardacostas de Flamingo, informó que en el rescate participaron voluntarios y también funcionarios de la Unidad Ambiental del Guardacostas de Flamingo; personal del Parque Marino Las Baulas, el SENASA, la Fundación Keto y el Cuerpo de Bomberos de Huacas, así como varios biólogos y Elia Machado, veterinaria experta en cetáceos del SENASA y Fundación Queto.