La ADI del territorio indígena Cabécar de Bajo Chirripó, en Matina de Limón, denunció la agresión ante el OIJ, pero hasta el momento la única explicación que dieron los agentes judiciales es que se trató de dos hombres que no han sido identificados. El hecho se produjo el domingo en la noche.

Adrián Sanabria Payán, presidente de la ADI de Bajo Chirripó, quien conducía, indicó que por las características del ataque, ya que los disparos impactaron en diferentes lugares del vehículo "pudo haber sido una masacre". 

El vehículo de la ADI transportaba a diecisiete personas miembros de la comunidad estaban en un encuentro regional de mujeres indígenas en la comunidad de Namaldi, por el Día Mundial del Medio Ambiente, y al regreso a sus hogares fueron víctimas de la violencia que sufren los pueblos indígenas.

El Bloque Verde, federación ambientalista, denunció que este hecho se suma a otras agresiones sufridas por dirigentes indígenas de Bajo Chirripó, como el brutal intento de homicidio en diciembre, perpetrado contra Leonel García Segura.

Segura fue cortado a machetazos en varias partes de su cuerpo, incluso en la cabeza recibió uno que tenía la intención de decapitarlo. García estuvo internado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Tony Facio de Limón durante dos semanas, explicó el Bloque Verde.

A mediados de febrero, Segura denunció por medio de un video haber recibido nuevas amenazas de muerte contra él y su yerno, quien es testigo clave del ataque de diciembre.

Mientras tanto el hombre señalado como sospechoso de la agresión y de las constantes amenazas, de apellido León, está en libertad sin medidas cautelares. León fue denunciado por la ADI de Bajo Chirripó, por tenencia irregular de tierras por una persona no indígena. La denuncia por el intento de homicidio fue elevada a juicio y en agosto se realizarán las primeras audiencias.