Hospital Calderón Guardia. Foto archivo extraída del Faccebook de la CCSS.

Lo que equivale, según el organismo, a un faltante significativo de profesionales en treinta y tres especialidades médicas, razón suficiente, indicó, para hacer un llamado de atención a las autoridades de la Caja y de las instituciones públicas y privadas que tienen parte en la solución del problema. No se puede dejar por la libre hay que planificar la formación de especialistas en las áreas que requiere el país y la dotación y distribución del recurso humano especializado en los servicios de salud donde se requieran, indicó.

La Defensoría destacó que el estudio responde a la constante recepción de denuncias “por los plazos irracionales y/o desproporcionados que deben esperar las y los habitantes para ser atendidos o intervenidos quirúrgicamente, debido a diferentes causas: falta de especialistas o su deficiente distribución, inadecuada gestión del recurso humano, falta infraestructura y/o equipo, entre otras”.

Estas listas de espera se evidencian especialmente a nivel de servicios finales, cirugías y consulta externa; a nivel de servicios intermedios de apoyo diagnóstico como los ultrasonidos o exámenes de TAC, por citar unos, señaló la entidad.

En el proceso de la investigación, la Defensoría tuvo acceso a informes de la Gerencia Médica de la CCSS, del CENDEISSS y del Ministerio de Salud. También, se reunió con actores claves, aplicó encuestas a médicos que optaron por la residencia médica en el 2017 y analizó la documentación y normativa relacionada.

Como resultado, la Defensoría hace una serie de observaciones de carácter vinculante:

-Los estudios de capacidad instalada de la CCSS para la formación de especialistas en hospitales nacionales, especializados, regionales y periféricos, evidencian que en algunas especialidades la capacidad no está siendo utilizada en su totalidad, en particular, en hospitales regionales y periféricos. La Defensoría considera necesario una actualización de la capacidad instalada, del uso dado y qué se requiere para un uso más eficiente.

- Revisar el modelo de atención en salud, dando prioridad al primer nivel de atención y visualizar en las necesidades de recurso humano en la especialidad en medicina familiar o comunitaria, con un recurso que tenga mayor capacidad resolutiva en el primer nivel de atención.

-De la información recopilada se desprende que no existen regulaciones sobre la repartición de los campos clínicos entre las universidades formadoras de especialistas médicos.

-La CCSS debe actualizar anualmente los estudios de “Determinación de Necesidades de Médicos Especialistas”.

-Con respecto al Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (CENDEISSS), considera la Defensoría que debe implementar un sistema de información automatizado, que garantice la actualización constante de los cambios de plazas y de centros de salud que realicen los residentes. Y definir una estrategia para la coordinación con las universidades privadas que se incorporarán en la formación de especialistas médicos.

-En cuanto al Ministerio de Salud, la Defensoría constató que carece de políticas nacionales de recursos humanos y no cuenta con una política para la formación y distribución de especialistas médicos. Por lo cual, urge a la entidad a definir políticas en recursos humanos, - y en el caso específico-, políticas públicas y sus respectivas acciones en materia de formación, dotación y distribución de especialistas, tomando como base las estrategias desarrolladas por la OPS en esta materia para el acceso universal a la salud.

-También, para la Defensoría el Ministerio de Salud debe elaborar un estudio en coordinación con los prestadores de servicios de salud públicos y privados, sobre las necesidades país de especialidades médicas y definir políticas y líneas de trabajo al respecto.

- Estudiar jurídicamente el acuerdo para el cese de la huelga de residentes médicos del año 2010; de manera que se ajusten los montos a la realidad del costo de la formación. Actualmente los residentes que no cumplen con el tiempo establecido en el contrato, están obligados a pagar tres millones de colones, cuando el monto por año de formación es de 10 millones de colones.

Para la Defensoría, la CCSS debe explorar otras consecuencias que, aunados al pago de la indemnización, signifiquen para el profesional un estímulo para valorar el no retirarse de la seguridad social y ofrecer sus servicios profesionales al asegurado, fin último de su formación.

A continuación, un resumen de la última proyección elaborada por la CCSS sobre necesidades de médicos especialistas, realizada en el 2016, donde se muestran las brechas al año 2020 de médicos especialistas en cada especialidad. Fuente Cendeisss:

FALTANTE POR ESPECIALIDAD  

Faltan 665 profesionales en treinta y tres especialidades médicas:

Anestesiología y recuperación -130;  Ginecología y Obstetricia -87; Psiquiatría -67; Medicina Interna -66; Medicina de Emergencias -47; Oftalmología -39; Neonatología -39; Pediatría -34; Otorrinolaringología -22; Urología -19; Radiología e Imágenes Médicas -17; Ortopedia y traumatología -15; Medicina Paliativa adulto -12; Dermatología -11; Cirugía General -7.

Cirugía Plástica y Reconstructiva -7; Oncología Quirúrgica -5; Cirugía de Tórax -4; Medicina Física y Rehabilitación -4; Nefrología -4; Medicina Nuclear -4; Alergología -3; Proctología -3; Cirugía de Tórax y Cardiovascular -2; Inmunología Clínica Médica -2; Neumología -1; Hemodinamia -4 (Atención Patología Cardiovascular); Anomalías congénitas cardíacas -2 (Atención Patología Cardiovascular); Laringología -3; Andrología -2 (Atención Pareja infértil); Medicina Reproductiva -1 (Atención Pareja infértil); Medicina Paliativa Pediátrica -1; Genética -1 (Atención Pareja infértil).