Como ha sido la tónica de los últimos meses, los taxistas demandan al gobierno que declare ilegal la actividad de Uber en el país y que bloquee la aplicación del servicio en Internet, algo  que el gobierno no está dispuesto a hacer por considerar que la censura de Internet constituiría un grave antecedente.

El ministro de Seguridad, Gustavo Mata, afirmó este lunes que la Policía cuenta con videos, grabaciones y otras pruebas en el sentido de que los taxistas se preparan para realizar actos violentos, como el lanzamiento de bombas molotov y el uso de armas de fuego, específicamente contra los oficiales de Policía.

Mata habló de “actos terroristas” y advirtió que las autoridades están preparadas para intervenir en caso de que se de cualquier intento de alterar la paz del país.

Esta afirmación fue rechazada por uno de los dirigentes de los taxistas, Gilbert Ureña, quien insistió en que se trata de una manifestación pacífica y legítima de personas que solamente defienden su derecho al trabajo.

Sin embargo, Ureña no fue claro respeto a si la manifestación implicará o no bloqueos de vías.

Las autoridades consideran que los bloqueos podrían ocasionar un caos total en las calles capitalinas, de por sí congestionadas.

El jefe de la Policía, Juan José Andrade, aseguró que la institución está preparada para eliminar cualquier bloqueo y que procederá a remover las unidades y a detener a quienes incurran en cualquier acto ilegal.