Santos dijo que estaba dispuesto a reunirse con Maduro porque Venezuela suspendió la deportación de colombianos y habilitó el "corredor humanitario" en la frontera, condiciones que el primero había puesto la semana pasada para sentarse a conversar.

"La semana pasada recibí una llamada telefónica del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, quien ofreció sus buenos oficios para facilitar el diálogo con Venezuela", reveló Santos al término de una reunión con su gabinete en la Casa de Nariño, sede del gobierno colombiano.

"Acepté su ofrecimiento y le comuniqué que estaba dispuesto a que esta reunión fuera inclusive en Montevideo, previo cumplimiento de las condiciones humanitarias mínimas que establecimos, las cuales se han venido cumpliendo", agregó el mandatario.

Santos deseó que "a través de un diálogo serio y respetuoso" con Maduro, ambos puedan "resolver los problemas que afectan tanto a colombianos como a venezolanos".

Hasta poco después de las 18.30 en Venezuela, el gobierno venezolano no había hecho comentarios sobre las declaraciones de Santos, pero varios medios de comunicación estatales las reprodujeron de manera destacada.

Anoche, antes de partir de regreso desde Jamaica, Maduro volvió a exhortar a Santos a conversar "donde, cuando y como quiera", a fin de solucionar el conflicto "cara a cara", y advirtió que ese sería su "último llamado".

Además, en la reunión de gabinete de esta tarde, Santos resolvió declarar en emergencia económica por 30 días a los municipios fronterizos con Venezuela en siete departamentos, con el objeto de "seguir atendiendo a las familias retornadas de Venezuela, garantizándoles condiciones para su bienestar y su trabajo", y "dar un apoyo económico y social a la población en la frontera que se ha visto afectada por el cierre fronterizo".

Mientras tanto, más de 600 niños residentes del lado venezolano de la frontera volvieron hoy a recibir clases en la ciudad colombiana limítrofe Cúcuta gracias al "corredor humanitario" habilitado por Venezuela, informó la ministra de Educación de Colombia, Gina Parody, en su cuenta de Twitter.

Asimismo, Caracas autorizó el cruce a Cúcuta de unos 800 trabajadores y 103 camiones cisterna, reportó el alcalde de esa ciudad, Donamaris Ramírez.

En cambio, Venezuela prefirió hablar de "paso escolar, laboral y médico" y no de "corredor humanitario" porque ésta es una expresión propia "del gobierno colombiano, que vive constantemente en guerra", explicó el gobernador chavista del estado fronterizo Táchira, capitán José Vielma Mora, a la televisora estatal VTV.

Por otra parte, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, inició hoy en Ginebra, con una reunión con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, una gira destinada a divulgar la posición de su país en el conflicto con Venezuela.

La acción de Holguín fue criticada duramente por su colega venezolana, Delcy Rodríguez, quien dijo en su cuenta de Twitter que aquella "pierde su tiempo en Ginebra llevando falsedades sobre la frontera con Venezuela, al mejor estilo de un reality show".

"¿Canciller Holguín habrá informado en Ginebra de cómo Colombia se convirtió en el primer productor de cocaína en el mundo?", agregó Rodríguez.

Colombia y Venezuela atraviesan un serio conflicto diplomático desde que el 19 de agosto pasado, tras un incidente armado que dejó cuatro heridos en una ciudad fronteriza, Caracas cerró la frontera.

Dos días después, Maduro decretó el estado de excepción -que suspende las garantías constitucionales- en la región limítrofe y Venezuela deportó a 1.443 colombianos. En ese proceso hubo denuncias de violación de derechos humanos por parte de Colombia.

Paralelamente, al menos otros 12.519 colombianos regresaron voluntariamente a su país por temor a represalias, lo que generó problemas humanitarios para atenderlos, según el gobierno de Colombia y organismos internacionales.

Desde entonces, Santos y Maduro manifestaron públicamente su disposición a reunirse para conversar, pero ese encuentro no fue posible hasta ahora.

Primero, el gobierno de Colombia dijo que Santos había buscado comunicarse con Maduro pero éste no atendió ni respondió las llamadas, y luego el mandatario colombiano dijo que conversaría con su colega venezolano solo bajo ciertas condiciones, que hoy consideró cumplidas.