Una regla a la que se le atribuyó el rango de principio constitucional.

La regla fiscal no tiene sustento en nuestra Constitución y mucho menos en el artículo 176 constitucional. Es un injerto de la legislación de austeridad, de la cual el Proyecto de Empleo Público no es más que su coronación en el derecho positivo.

Los países europeos, para aplicar la regla fiscal, primero tuvieron que reformar sus constituciones políticas.

La Regla Fiscal es una de esas construcciones fetichistas de la Sala Constitucional, a la que se le han atribuido poderes sobrenaturales para legitimar el recorte de los programas sociales, la inversión social, la restructuración y privatización de los servicios públicos.

Además, un fetiche para legitimar la política extrema de devaluación y congelamiento de las remuneraciones de los empleados públicos.

El fantasma de Friedman, Hayek y Buchanan recorren los pasillos de la Sala Constitucional.

(Fetiche. Ídolo u objeto de culto al que se atribuyen poderes sobrenaturales, especialmente entre los pueblos primitivos.  Definición del Diccionario de la Real Academia Española. https://dle.rae.es/fetiche?m=form).

(El contenido entre paréntesis lo agregó la Redacción).