El ministro de Hacienda, Fernando Herrero, aseguró este lunes que el déficit fiscal del 2011 se redujo en 0,8% del PIB con respecto al del 2010 gracias a que el gobierno contrajo sus gastos y a que hizo un importante esfuerzo por aumentar la recaudación de impuestos.
Según las cifras oficiales, el déficit fue de 4,4%, mientras que el correspondiente al 2010 fue de 5,2%.
Además, el vaticinio del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el año pasado fue que el déficit del sector público de Costa Rica alcanzaría el 5,6%, por lo que la diferencia entre lo previsto y el resultado final es de un 1,2% del PIB.
"Exceptuando el 2007, año de crecimiento extraordinario en la economía, no se había observado una corrección de esta magnitud en las últimas dos décadas sin que mediaran variaciones en las tasas de impuestos", apuntó el ministro.
Sin embargo, advirtió que la situación fiscal sigue siendo "delicada" y que urge tomar medidas para evitar que se afecte severamente la economía del país.
En los próximos días -recordó- el gobierno estará colocando a la venta unos 900.000 millones de colones en bonos, lo cual provocará un aumento de las tasas de interés, en detrimento de la producción.
Ante esta situación -explicó Herrero- se hace necesario aprobar la reforma tributaria impulsada por el gobierno, cuyo trámite legislativo se encuentra detenido a raíz de una acción de inconstitucionalidad interpuesta por el diputado Luis Fishman (PUSC).
La Sala IV acogió la acción de Fishman para su estudio, lo que implica que el proyecto no podría ser aprobado en forma definitiva mientras no se resuelva por el fondo.
Esto, según la magistrada Magda Pereira, podría tomar a la Sala IV hasta dieciocho meses, es decir, hasta mediados de 2013.