La Sala explicó que “el internamiento  (de Angulo) sí estaba indicado” debido a que “presentó un cuadro aparatoso coronario”.

La magistrada Magda Pereira, quien dio a conocer el informó, dijo que de acuerdo con la evaluación forense, a Angulo se le descartó un infarto, pero sí se comprobó una malformación en la arteria coronaria izquierda, que explican los síntomas que presentó el sábado anterior, cuando fue internado en la clínica Católica.

También señaló que el legislador podría enfrentar el juicio en tres o cuatro semanas en caso de que el problema se pueda atender con un tratamiento, plazo que podría ser mayor si es sometido a una intervención quirúrgica para colocarle un “stent”, un dispositivo para abrir la arteria.

Los médicos señaron que  si Angulo fuera llevado a juicio en sus condiciones actuales, podría verse comprometida su vida durante el proceso.

Por su parte, el Fiscal General, Jorge Chavarría, Fiscal General, dijo que la evaluación médico-forense permite despejar las dudas que podrían haberse generado sobre la situación real del imputado.

“Estamos preparados para enfrentar los escenarios que vengan, si el juicio pasa a un tribunal ordinario”, manifestó Chavarría en referencia al hecho de que si el juicio no se realiza antes del 8 de mayo, fecha en que concluye el periodo de Angulo como diputado, ya no sería la Sala Penal la encargada de dirigir el proceso.