Según un estudio del organismo, Costa Rica vendió entre octubre de 2013 y setiembre de 2014, un total de 1.600.632 millones de sacos, mientras que de la cosecha precedente las ventas llegaron a 1.758.581 sacos.

En cuanto a ingresos por ventas de café, la cosecha última dejó 278,3 millones, en contraste con los 308,1 millones del periodo anterior.

Lo que más determinó esta disminución del valor de las ventas fue su volumen, ya que los precios se mantuvieron prácticamente en el mismo nivel en ambos periodos.

"Este comportamiento puede tener su origen en la menor cosecha recolectada en la cosecha 2013-2014, así como por el mayor volumen de café oro importado que se ha suscitado durante 2014", según el informe, elaborado por ICAFE para los participantes en el XLIII Congreso Nacional Cafelatero.

La producción total de café, según el estudio, fue de 1.883.162 de sacos, mientras que en el periodo anterior llegó 2.162.365, una caída de 13%.

En relación con el periodo trasanterior (2011-2012), los ingresos por ventas de café han caído en casi un 40%.

Aunque el informe no precisa las causas de esa caída, es claro el impacto negativo que la plaga de la roya ha tenido sobre la producción cafetera.

Tres años después de que el devastador hongo se extendiera en Centroamérica, destruyendo cerca del 50% de las plantaciones, la actividad no ha logrado recuperarse, pese a los esfuerzos masivos por erradicar la plaga.